Intercambio juvenil “Creation for social inclusion”

Las personas activas son la base de una sociedad inclusiva activa. En la vida tenemos que colaborar con personas muy diferentes y es un desafío encontrar la manera de crear el puente entre esa variedad de personas. Creemos que cuando hay un lenguaje común que todos hablan, es el lenguaje de la creatividad y la creación.

Solo practicando puedes dominar el poder de la creación trabajando con otras personas, compartiendo y creando junto con ellos.

Este intercambio juvenil te invita a ver las artes creativas como una herramienta para hacer cambios en la sociedad. Te invitamos a compartir tus ideas con otros jóvenes de diferentes rincones de Europa y crear juntos un hermoso evento para la comunidad local de Ferrol.

Esta es una invitación exclusiva para que te unas a un intenso intercambio juvenil (4 días laborales completos + 2 días de viaje) donde vamos a equipar a 5 participantes de 4 países: España, Portugal, Francia y Rumanía. Va a ser un espacio seguro que experimenta con diferentes técnicas y actividades creativas para utilizar la creación como activador de personas.

Esperamos que cada equipo de país prepare un taller creativo de 1,5 h para compartir con los demás participantes de otros países. Además, piense en cómo las acciones creativas han tenido un impacto en la sociedad de sus países. Creemos que aprendemos experimentando.

La actividad tendrá lugar desde 1 a 7 e septiembre de 2021 en Sada (A Coruña).

                   PARTICIPANTES 

                  Buscamos participantes:

                  – entre 18 y 30 años

                  – listo para pasar 4 días intensos (+2 días de viaje) en Galicia y estar involucrado con muchas actividades creativas

                  – motivado para aprender y participar durante todo el proyecto

                  – interesado en el tema

                  – tener experiencias con actividades creativas / artísticas o una alta motivación para aprender

                  – capaz de comunicarse y trabajar en inglés

¿Estás interesado en unirte a Creation para la inclusión social? ¡Estupendo! Entonces rellena antes del 22 de julio de 2021 el siguiente formulario.

Si vemos que encajas en el proyecto, nos pondremos en contacto contigo para confirmar tu participación como participante.

Con el apoyo de                                      

Voluntariado en Polonia

Estamos buscando 2 voluntarios para Polonia, proyecto “Voluntariado – un poder de solidaridad” que tendrá lugar en la casa cultural de la Juventud en la ciudad de Oświęcim. Puede encontrar más detalles aquí.

Se espera el CV y el formulario de solicitud especial (lo encontrará en el enlace de arriba), completado en inglés, para recibir de los candidatos a más tardar el 11/07/2021.

Se espera que la movilidad comience el 25/08/2021, la cual se prolongará por espacio de 12 meses.

Curso en Alemania y Portugal

FACT -Facilitators Are Coming Together

Este es un curso donde las personas que trabajan con jóvenes se reúnen y desarrollan sus habilidades

de facilitación para el trabajo y proyectos futuros. Este curso está destinado a desarrollar sus habilidades para facilitar talleres, trabajar con personas, aprender

trucos sobre cómo crear un entorno de trabajo seguro. Habrá un horario con diferentes tipos de actividades diarias preparadas.

Los organisadores del curso: “FACT” is a TC arising from the cooperation among 8 partners for improving the professional competencies of Facilitators and Organisations on developing Facilitation skills, methods and tools. The project aims also to strengthen International cooperation, exchange of knowledge, experiences and learnings and the setting up of quality workshops meeting the learning needs of the target youth learners.”

¿Para quién?

El curso esta dirigido para residentes en España mayores de edad con inglés en el nivel básico de comunicación. Buscamos 3 participantes.

Este curso está dedicado principalmente a personas que trabajan con jóvenes. No es un problema cuando tienes más de 30 años.

¿Donde?¿Cuando?

Berlin (Alemania) 10 -18.09.2021

Berja (Portugal) 16 – 22.11. 2021

Condiciones

  • Comida y alojamiento están cubiertas por toda la duración del proyecto
  • Reembolso de los costes de viaje hasta un límite (no compres nada antes de nuestra confirmación)
  • Al principio las personas que apliquen tienen que participar en ambos cursos.
  • Si todavia no eres socio/a has de unirte a nuestro equipo

Envia tu solicitud

Rellena este formulario antes de 29 de agosto 2021 y si resultas seleccionado/a nos pondremos en contacto contigo

Voluntariado en Francia

¿Dónde?

¿Cuándo?

¿Para quién?

Marsella, Francia

Desde principios de junio hasta principios de marzo (9 meses)

Jovenes entre 18 y 30 años

¿Te interesan los temas de la integración juvenil, la movilidad internacional e el diálogo internacional?

¿Tienes un nivel básico o avanzado en inglés Y francés?   

¿Estás dispuest@ a salir de tu zona de confort, descubrir otras culturas e aprender nuevas habilidades?

Si la respuesta a todas estas preguntas es “Sí”, te invitamos a rellenar el formulario de solicitud. Te enviaremos el infopack del proyecto “You’re UP!” de nuestro socio francés Parcours le Monde con más información.

¿Interesad@ en este proyecto?
Puedes enviarnos tu solicitud

Montse

As a social worker, Montse knows very well the challenges that immigrants face on their way to full inclusion in Spanish society. She points out that in many cases, for example in the labor market, the problems of immigrants are even greater than those of Spanish citizens. And not only considering the obstacles from the “outside”, such as bureaucracy or prejudices, but also the attitude of people. It is vital and all of us, in addition to facilitating or promoting change in the “others”, must also be willing to change and move forward.

Montse is an experienced social worker, passionate about her field. Right now she is doing an internship in the organization “Movilidad Humana” in Ferrol, giving support to immigrant women and their families. Previously, she worked in the City Council of La Coruña, Cariño and a European social project of socio-labor insertion.

‘I am a pedagogue and with my specialty I can do socio-educational intervention. In La Coruña I worked as a social support technician in primary care or the gateway to social services; what is now community social services. Also as a technician for the socio-labor insertion of people with difficulties in accessing employment for various reasons: long-term unemployed, immigrants, women who have been abused or have difficulties to rejoin the labor market after life dedicated to their family, people without training, etc.

I like community social work because you can analyze many problems and see many diverse groups’.

Despite being skilled and experienced in such a socially necessary area, Montse finds it difficult to find work in her field.

‘The problem I see is that currently there are many educational programs of social work, and sometimes we overlap and we do not know how to differentiate which are the functions of some and others’.

Working in La Coruña, Montse recognized that one of the great problems many immigrants face is that the diplomas received in the schools of their countries of origin are not recognized in Spain.

‘Certain countries have an agreement with Spain that allows the qualifications to be homologated. But in most cases it is not possible, which creates a big problem for immigrants. Because, for example, people with university studies which are not recognized in Spain can come here and they have few possibilities of integration. That is why the only option for many is to work in the field, do street trading and those things, if they cannot get their studies approved.

Apart from bureaucratic issues, Montse, sensitive to social problems, notices racism in Spanish society. The popular claim is that immigrants steal jobs from Spanish citizens. But she is aware of how absurd this opinion is.

‘We cannot say that immigrants take away our jobs, because many people do not want to do farm work. There they work for long hours, there is exploitation… The other day a “temporary worker” died of heat stroke. The owner of the farm got arrested. That is serious and those things still happen’.

Coming from north of Ferrol, in the Ortigueira area, Montse recognizes a great impact of immigrants on the local economy.

‘In my area we do a lot of fishing. Now fewer and fewer local people are dedicated to doing these jobs, and more and more immigrant people are working in these areas. Local people are looking for other training and opportunities to improve’.

With a lot of experience in social work and struggling to find work, Montse knows very well the problems that people in Galicia face. And in many cases, the challenges faced by immigrants coincide with those of local citizens.

‘Integration into Spanish society is not easy at times, not even for the natives, so how could it be for those who come from abroad. You have the feeling of always starting and coming back to follow the same paths that you have already walked over and over again, to move forward. Many times it ends with depression and other health problems. Above is the bureaucratic part that in order to work, immigrants have to apply for papers, a health card, etc.’.

Considering the social life of immigrants, Montse believes that many of them seek contact with their compatriots and prefer to remain in their social circles, not necessarily with the local community.

‘If you go to another place, you always look for affinity, associations where there are people like you, a group of equals, which usually exist. But it is what it is about, that there are associations of people where you feel the same’.

Montse recognizes the complexity of the problem of facilitating the integration of immigrants into society.

‘Sometimes politics doesn’t help as it should. For example, although some left policies seem to support greater social initiatives and say “yes, we are going to do this or that”, many times it is not done later. Not all aid can come from government and non-governmental organizations alone. There has to be a balance between facilitating integration into society with social assistance and control mechanisms so that people do not only have the option of accommodating themselves with those benefits that are never enough. We need to be willing to take matters into our own hands and become independent as much as possible from social benefits. But also from the point of view of the employer, or those who offer work, certain exploitations that disturb the way to change should be eradicated’.

Although well aware of the difficulties many Spaniards and immigrants face in their struggle for integration into society and the job market, Montse believes there are signs of improvement.

‘I believe that society changes, people change. I have to think so – if I didn’t, I wouldn’t want to work here. I believe we have to think that it is not very easy and we have to go little by little’.

The most important thing in your life

‘Right now, what I want is to work. For me the important thing is to move forward and live independently again. To be included in this society, to find my place, even if it is small, but mine. My way of thinking will coincide with the majority because we all need to have our place’.

Montse

Como trabajadora del campo social, Montse conoce muy bien los retos a los que se enfrentan los inmigrantes en su camino hacia la plena inclusión en la sociedad española. Pero también señala que en muchos casos, por ejemplo en el mercado laboral, los problemas de los inmigrantes son aún mayores a los de los ciudadanos españoles. Y no solo considerando los obstáculos del “exterior”, como la burocracia o los prejuicios, también la actitud de las personas es vital y que todos además de facilitar o promover el cambio en los “otros” también debemos estar dispuestos a cambiar y avanzar.

Montse es una trabajadora del campo social con experiencia, apasionada de su formación. Ahora mismo está realizando una práctica en la organización “Movilidad Humana” en Ferrol, dando apoyo a mujeres inmigrantes y sus familias. Anteriormente, trabajó en el Ayuntamiento de La Coruña, Cariño y algún proyecto social Europeo de inserción sociolaboral.

“Soy pedagoga y con mi especialidad puedo hacer intervención socioeducativa. En La Coruña he trabajado como técnica de apoyo social en atención primaria o puerta de entrada a los  servicios sociales; lo que ahora son los servicios sociales comunitarios. También como técnica de inserción sociolaboral de personas con dificultades para el acceso al empleo por motivos diversos: parados de larga duración, inmigrantes, mujeres víctimas de malos tratos o con dificultades para incorporarse de nuevo al mercado laboral después de toda una vida dedicada a su familia, personas sin formación etc.

Me gusta la labor social comunitaria porque puedes analizar muchas problemáticas y ver muchos colectivos diversos”.

A pesar de estar capacitada y tener experiencia en un área tan socialmente necesaria, a Montse no le resulta fácil encontrar trabajo en su campo.

“El problema que le veo es que somos un montón de formaciones actualmente que hacen labor social, y a veces nos solapamos entre nosotros y no sabemos diferenciar cuales son las funciones de unos y de otros”.

Trabajando en La Coruña, Montse reconoció que uno de los grandes problemas que enfrentan muchos inmigrantes es que los diplomas recibidos en las escuelas de sus países de origen no son reconocidos en España.

‘Ciertos países tienen un convenio con España que permite homologar los títulos. Pero en la mayoría de los casos no es posible, que crea un problema grande para los inmigrantes. Porque puede venir, por ejemplo, gente con estudios universitarios que aquí no valen, así hay pocas posibilidades de inserción. Por eso la única opción para muchos es trabajar en campo, hacer comercio ambulante y esas cosas, en caso de no poder homologar estudios’.

Aparte de las cuestiones burocráticas, Montse, sensible a los problemas sociales, advierte el racismo en la sociedad española. La afirmación popular es que los inmigrantes les roban los puestos de trabajo a los ciudadanos españoles. Pero es consciente de lo absurda que es esta opinión.

“No podemos decir que los inmigrantes nos quitan el empleo, porque mucha gente no quiere hacer el trabajo del campo. Allí se trabaja por muchas horas, hay explotación… El otro día un “temporero” murió por un golpe de calor. Han detenido al dueño de la explotación. Eso es grave y esas cosas aún pasan”.

Viniendo al norte de Ferrol, en la zona de Ortigueira, Montse reconoce un gran impacto de los inmigrantes en la economía local.

“En mi zona nos dedicamos mucho a la pesca. Ahora cada vez menos gente local se dedica a hacer estos trabajos, y cada vez más gente inmigrante que trabaja en estas áreas. La gente local busca otra formación y oportunidad de mejorar”.

Con mucha experiencia en la labor social y luchando por encontrar trabajo, Montse conoce muy bien los problemas a los que se enfrenta la gente en Galicia. Y en muchos casos, los desafíos que enfrentan los inmigrantes coinciden con los de los ciudadanos locales.

“La integración en la sociedad española no es fácil a veces, ni para los oriundos, como lo va a ser para los que llegan. Tienes la sensación de siempre estar empezando y volviendo otra vez a recorrer los mismos caminos que ya has recorrido una y otra vez, para ir avanzando. Muchas veces se acaba con depresión y otros problemas de salud. Encima está la parte burocrática que para poder trabajar, los inmigrantes tienen que solicitar papeles, tarjeta sanitaria, etc.”.

Considerando la vida social de los inmigrantes, Montse cree que muchos de ellos buscan el contacto con sus compatriotas y prefieren permanecer en sus círculos sociales, no necesariamente con la comunidad local.

“Si te vas a otro sitio, buscas siempre afinidad, asociaciones donde haya gente como tú, un grupo de iguales, que normalmente los hay. Pero es de lo que se trata, de que haya asociaciones de personas donde te sientas igual”.

Montse reconoce la complejidad del problema de facilitar la integración de los inmigrantes en la sociedad.

“A veces la política no ayuda como debería. Por ejemplo, aunque algunas políticas de izquierdas parecen que apoyan mayores iniciativas sociales y dicen “sí, vamos a hacer esto u otro”, muchas veces luego no se hace. No podrá provenir toda la ayuda únicamente del gobierno y de organizaciones no gubernamentales. Tendrá que haber un equilibrio entre facilitar la integración en la sociedad con ayudas sociales y mecanismos de control para que la gente no tenga solo la opción de acomodarse a esas ayudas que nunca son suficientes. Las personas necesitamos estar dispuestas a tomar el asunto en nuestras propias manos e independizarnos en lo posible de las ayudas sociales. Pero también desde el punto de vista del empleador, o del que ofrece, debería erradicarse ciertas explotaciones que perturban el camino al cambio”.

Aunque muy consciente de las dificultades a las que se enfrentan muchos españoles e inmigrantes en su lucha por la integración en la sociedad y el mercado laboral, Montse cree que hay señales de mejora.

“Yo creo que la sociedad cambia, la gente cambia. Tengo que pensarlo, si no lo pensara, no me gustaría trabajar aquí. Yo creo que tenemos que pensar que no es muy fácil y tenemos que ir poco a poco”.

Lo más importante en tu vida

“Ahora mismo, lo que yo quiero, es trabajar. Para mí lo importante es avanzar y vivir independientemente otra vez. Estar incluida dentro de esta sociedad, buscar mi sitio, aunque sea pequeñito, pero mío. Mi forma de pensar coincidirá con la mayoría porque todos necesitamos tener nuestro sitio”.

Luis

Although Luis has already celebrated his 76th birthday, he is considered to be one of the most active citizens of Ferrol. While not windsurfing, he can be found engaging in various outdoor activities, sharing the ideas with the youth or spending time with his grandchildren. Since always, Luis’ life has been full of ideas which not only turned into reality but are still being practiced nowadays.  

‘Our family is lucky. When I was a little boy my father won in a lottery 187 500 pesetas (1 100 Eur). It was a lot of money at that time and with this money he opened a small stationery store. Somehow, that was the beginning of our life. Together with my brother we would carry 50 packs of paper up the staircase working all day long. After several years, our family took another, bigger place in Ferrol and we were increasing quickly, making good money. It was Papelería Ferrolana, in front of Corte Inglés’. 

Luis was one of seven siblings. The numerous family used to spend every summer in the beautiful village of Riaño, in the foothills of the Picos de Europa. Unfortunately due to the construction of a dam and a reservoir in the 1980s, the village disappeared underwater and only remained in photos and beautiful memories of Luis and his family.

‘We had the best time of our youth there. Unfortunately, the government decided to build a reservoir and our beloved town was covered by the water, which made a strong impact on us, because even when we were older, we were going there from time to time to visit it. Later a new town was built, with the same name, but for us it is not the same’.

Until the age of 25, Luis helped his family by working in the shop. After some time however, as his passion towards sports was developing, he decided to start selling sport articles. He found the right place and eventually equipped it with tennis, archery, golf or even windsurfing articles. Right from the beginning, Luis’ head was full of ideas which he was constantly bringing to life one step at the time.

‘Once upon a time I was walking around and I saw a nice field. There were only horses there and it was a pity because it would be a great place to play golf. I looked for the owner and asked him to rent us the field. We were 16 friends. We agreed on the price with the owner. We rented it with our friends and worked on it every day to prepare the field. At the beginning we had only one hole. Then we made more, up to 18 holes. Then there were more and more people and we needed another place. We moved to another place and it is still in use – Club de golf Campomar.

One day I took a fishing net and went to a school and asked the Physical Education teacher if I could make a golf class for the students. I put a net and a piece of artificial grass in the gym, gave kids golf clubs and balls and they were hitting the balls towards the net. Everyone wanted to try. Also the teacher. The next teacher said he wanted to become a member of the golf club’.

Luis remembers the time when one of his friends gave him a windsurfing board for the very first time. Back then he could not have expected that this sport would become a major passion and his main activity in the future. Together with the friends, they tried to make use of that strange, new board but nobody succeeded. Finally, a little frustrated but curious, Luis went to a library and found a book about the windsurf technique.

‘There was one sentence explaining how to position the sail against the wind, thanks to which I managed to start surfing. We bought more boards but we didn’t have enough space to put them in the shop. We found a little house by the water and rented it. That’s how we started our windsurfing association Club Ferrolvento Windsurf. I still teach windsurfing nowadays’.

A Sport shop, golf club and windsurfing club were merely the beginning. Just like any other initiative, Luis’ story with cars started in a similar way. One day together with a friend of his, two boys decided to open a car association called Escudería Automovilística Ferrol. They cooperated with one of the dealers and eventually would open their own office at the age of 20. 

‘We decided to make a race. In order to do that, we had to prepare the streets in Ferrol, talk with the town hall and police and get all the permissions. The race’s tour went along the wall of the Arsenal – from the Post Office (Correos) to the harbour and back. During the first race we had eight or nine cars. It was spectacular, people were cheering. The races are organized every year and each year they are getting better. This year we will have the 51st edition of the races – 51° Rallye de Ferrol 2020’.

What are the lessons that Luis have learned throughout all those activities? Looking back, the main advice Luis would like to give to the people is to live intensely, write and make photos to catch the moment, though he mainly regrets that the authorities and organizations do not provide young people with enough activities. Sometimes he goes to the Caranza beach on a sunny day and notices it is empty because children stay home. ‘But it is not only about sports’ he explains.  

‘For example there is an excellent movement of making urban gardens on unused lands, by groups of people. People plant fruit and vegetables together. And we have a lot of land that is left uncared. About 5 years ago in Caranza a group of local people made such an urban garden but after a year or two it disappeared. It’s a pity because with the current situation in the world (in general and with covid) if each person could grow fruit and vegetables by the house, it would be great.’

Luis’ family maintained an entrepreneurial spirit. One of his daughters has a flower shop in Canido, another one has a company that issues licences to drive ships for sailors and his son has a company which repairs buildings. His oldest grandson is 22 and has a company with drones, making videos, photos and reportages. 

Years ago people in Galicia were very very poor. They had no money and many people went to South America, on big ships crowded with people carrying only their personal belongings. They arrived in countries like Argentina with their mind to work. They worked so much and they earned money. Sometimes they were opening shops, little factories… Many of them came back years after and with that money they built splendor houses with palm trees in front’.

Indeed years ago the Spanish habitants were emigrating in search of jobs in America. Nevertheless, Luis’ feelings about government directives towards migration issues nowadays are rather mixed. He admits not knowing anyone from Latin America here in Ferrol.

‘I like when young people come because here, in Galicia, the population is getting old and young people are necessary. But there is one thing that I don’t like about immigrants. They come to Spain or other countries and don´t work. And the government gives money to these people – to eat, to sleep. I would prefer that the government makes contracts to these people – for instance you are going to work 2 hours or 4 hours for the community and take the money. Because otherwise one receives the money and does nothing. 

If you work, you get the money, if not – not. Because if a country invites people and gives them money without working, crowds of people will come. Once a friend of mine said “I want to work”. He went to a factory and asked how much he would be earning there. And he refused the offer because the unemployment money that he was receiving was higher than the salary offered in that factory’.

On the other hand, many people who come to Spain cannot work due to the lack of the work permission. Luis admits that what for sure needs some change is the waiting time. He also notices the problem regarding minimum wage and grey economy. 

‘Let’s say I own a company and pay you 500 EUR. But another person comes and says “I’ll do the same work for 200 EUR”, some companies would accept it. Many people come to Spain to pick fruit. They work very hard and they don’t have insurance nor a future pension. If they have an accident, nobody will take care of them. I believe that if someone works, it must be absolutely legal. In many places it’s impossible. One problem that I see with people who come in small boats mostly from Africa, is that they are not professional workers. They are healthy and have no money. But what can they all do in a little place in Spain? Nothing.

They know that in Spain they will be taken care of, they´ll get money and accommodation. It is a big social and political problem. The solution could be to have control points on the border which ask: “Do you come here to work? What’s your profession? Do you have a job here?” If not – it’s impossible to accommodate them’.

The idea Luis has is to build a centralized system that could connect employers and the government with potential employees. He also sees a big potential in the public land in Spain which nobody takes care of. Lots of lands might be rented to the immigrants who could later work and sell the produced crops.

‘Another thing that the government must do is to go to poor countries and help. For example, years ago one company went to Africa and helped to construct houses. Also, it is easy to provide access to water – just put a machine working with solar power and getting the water from underground. If we help the people where they live, they won’t need to leave their homes’.

What is the most important thing in your life?

I think that personally the most important thing is my family.

On a global level – the most important thing would be seeing that everybody has something to eat, to sleep, to work, to think. Humans are the worst species of the planet if we compare with the animals. Because the animals only kill to eat. And people kill for money and other things. I think that the animals are better than us. 

Countries in war have a terrible situation: people dying, shooting, lacking food, destroying houses. Years ago we had such a situation in Spain – during Franco times. Many people died and it was terrible.

Luis

Aunque Luis ya ha cumplido 76 años, está considerado uno de los ciudadanos más activos de Ferrol. Si no practica windsurf, se le puede encontrar participando en diversas actividades al aire libre, compartiendo ideas con los jóvenes o pasando tiempo con sus nietos. Desde siempre, la vida de Luis ha estado llena de ideas que no solo se hicieron realidad, sino que todavía se practican en la actualidad.

“Nuestra familia tiene suerte. Cuando era pequeño mi padre ganó en una lotería 187.500 pesetas (1100 euros). Era mucho dinero en ese momento y con ese dinero abrió una pequeña tienda – papelería. De alguna manera, ese fue el comienzo de nuestra vida. Junto con mi hermano llevábamos paquetes de papel por las escaleras, arriba y abajo, trabajando todo el día. Después de varios años, nuestra familia compró otro lugar más grande en Ferrol y fuimos creciendo rápidamente, ganando mucho dinero. Era la Papelera Ferrolana, enfrente de El Corte Inglés”.

Luis era uno de los 7 hermanos. La familia numerosa pasaba cada verano en el hermoso pueblo de Riaño, en la antesala de los Picos de Europa. Desafortunadamente, debido a la construcción de una presa y embalse en la década de 1980, el pueblo desapareció bajo el agua y sólo se quedó en las fotos y en bonitos recuerdos de Luis y su familia.

‘Allí pasamos lo mejor de nuestras vidas de jóvenes. Desgraciadamente, el gobierno decidió construir un pantano y nuestro pueblo que tanto queríamos, quedó cubierto por las aguas, lo que nos causó un fuerte impacto, porque incluso ya de mayores, volvíamos de vez en cuando para visitarlo. Después construyeron un pueblo nuevo, con el mismo nombre, pero para nosotros no es lo mismo’.

Hasta los 25 años, Luis ayudó a su familia trabajando en la tienda. Sin embargo, después de un tiempo, a medida que se desarrollaba su pasión por los deportes, decidió comenzar a vender artículos deportivos. Encontró el lugar adecuado y finalmente lo equipó con artículos de tenis, tiro con arco, golf o incluso windsurf. Desde el principio, la cabeza de Luis estaba llena de ideas a que constantemente iba dando vida paso a paso.

“Una vez que estaba caminando, vi un campo bonito. Solo había caballos y era una pena porque pensé que sería un gran lugar para jugar al golf. Busqué al dueño y le pedí que nos alquilara el campo. Éramos 16 amigos. Acordamos el precio con el propietario. Lo alquilamos con nuestros amigos y trabajamos en él todos los días para preparar el campo. Al principio solo teníamos un hoyo. Luego hicimos más, hasta 18 hoyos. Luego había más y más gente y necesitábamos otro lugar. Nos trasladamos a otro lugar que todavía está en uso – Club de golf Campomar.

Un día tomé una red de pesca y fui a una escuela y le pregunté al maestro de la Educación Física si podía hacer una clase de golf para los alumnos. Puse una red y un trozo de césped artificial en el gimnasio, les di palos y pelotas de golf a los niños y estaban golpeando las pelotas hacia la red. Todos querían intentarlo. También el maestro. El día siguiente dijo que quería convertirse en miembro del club de golf”.

Luis recuerda el momento en que uno de sus amigos le regaló una tabla de windsurf por primera vez. Entonces no podía haber esperado que este deporte se convirtiera en una gran pasión y su principal actividad en el futuro. Junto con los amigos, intentaron hacer uso de esa extraña y nueva tabla, pero nadie lo logró. Finalmente, un poco frustrado pero curioso, Luis fue a una biblioteca y encontró un libro sobre la técnica del windsurf.

“Encontré una frase que explicaba cómo colocar la vela contra el viento, gracias a la cual logré empezar a surfear. Compramos más tablas pero no teníamos suficiente espacio para ponerlas en la tienda. Encontramos una casita junto al agua y la alquilamos. Así empezamos nuestra asociación de windsurf Club Ferrolvento Windsurf. Hoy en día, todavía enseño windsurf”.

Una tienda de deportes, un club de golf y un club de windsurf fueron solo el comienzo. Como cualquier otra iniciativa, la historia de Luis con los coches comenzó de manera similar. Un día, junto con un amigo suyo, decidieron abrir una asociación automovilística llamada Escudería Automovilística Ferrol. Cooperaron con uno de los distribuidores y, finalmente, abrieron su propia oficina a la edad de 20 años.

“Decidimos hacer una carrera. Para eso, tuvimos que preparar las calles de Ferrol, hablar con el ayuntamiento y la policía y conseguir todos los permisos. El recorrido de la carrera fue a lo largo de la muralla del Arsenal, desde Correos hasta el puerto y viceversa. Durante la primera carrera tuvimos ocho o nueve coches. Fue espectacular, la gente vitoreaba. Las carreras se organizan cada año y cada año son mejores. Este año tendremos la 51ª edición de las carreras – 51° Rallye de Ferrol 2020”.

¿Cuáles son las lecciones que Luis ha aprendido a lo largo de todas esas actividades? Mirando hacia atrás, el principal consejo que Luis quisiera dar a la gente es vivir intensamente, escribir y hacer fotos para captar el momento, aunque lamenta principalmente que las autoridades y organizaciones no ofrecen suficientes actividades a los jóvenes. A veces va a la playa de Caranza en un día soleado y nota que está vacía porque los niños se quedan en casa. “Pero no se trata solo de deportes”, explica.

“Por ejemplo, hay un excelente movimiento de hacer huertos urbanos en terrenos no utilizados, por grupos de personas. La gente planta frutas y verduras juntos. Y tenemos mucha tierra que está abandonada. Hace unos 5 años en Caranza un grupo de vecinos hizo un huerto urbano de este tipo, pero después de uno o dos años desapareció. Es una lástima porque con la situación actual en el mundo (en general y con el covid) si cada persona pudiera cultivar frutas y verduras en casa, sería genial”.

La familia de Luis mantuvo un espíritu emprendedor. Una de sus hijas tiene una floristería en Canido, otra tiene una empresa que emite licencias para conducir barcos para marineros y su hijo tiene una empresa de reparación de edificios. Su nieto mayor tiene 22 años y tiene una empresa con drones, haciendo videos, fotos y reportajes.

“Hace años la gente en Galicia era muy, muy pobre. No tenía dinero y mucha gente se fue a Sudamérica, en grandes barcos atestados de personas que solo llevaban sus pertenencias personales. Llegaron a países como Argentina con la mente puesta a trabajar. Trabajaron mucho y ganaron dinero. A veces abrían comercios, pequeñas fábricas… Muchos volvieron años después y con ese dinero construyeron casas esplendorosas con palmeras enfrente”.

De hecho, hace años, los habitantes españoles emigraban en busca de trabajo en América. Sin embargo, los sentimientos de Luis sobre las directivas del gobierno sobre temas migratorios en la actualidad son bastante mixtos. Admite no conocer a nadie latinoamericano aquí en Ferrol.

“Me gusta cuando viene la gente joven porque aquí, en Galicia, la población está envejeciendo y los jóvenes son necesarios. Pero hay una cosa que no me gusta de los inmigrantes. Vienen a España u otros países y no trabajan. Y el gobierno les da dinero a estas personas: para comer, para dormir. Preferiría que el gobierno haga contratos con estas personas; por ejemplo, vas a trabajar 2 horas o 4 horas para la comunidad y recibir el dinero. Porque en lo contrario uno recibe el dinero y no hace nada.

Si trabajas, recibes el dinero, si no – no. Porque si un país invita a la gente y les da dinero sin trabajar, vendrán multitudes. Una vez, un amigo me dijo “quiero trabajar”. Fue a una fábrica y preguntó cuánto ganaría allí. Y rechazó la oferta porque el dinero del paro que estaba recibiendo era superior al salario ofrecido en esa fábrica”.

Por otro lado, muchas personas que vienen a España no pueden trabajar por falta de permiso de trabajo. Luis admite que lo que seguro necesita algún cambio es el tiempo de espera. También advierte el problema del salario mínimo y la economía sumergida.

“Supongamos que soy dueño de una empresa y te pago 500 EUR. Pero viene otra persona y dice “haré el mismo trabajo por 200 euros”, algunas empresas lo aceptarían. Mucha gente viene a España a recoger fruta. Trabajan muy duro y no tienen seguro ni futura pensión. Si tienen un accidente, nadie se ocupará de ellos. Creo que si alguien trabaja, debe ser absolutamente legal. En muchos lugares es imposible. Un problema que veo con las personas que vienen en pateras, principalmente desde África, es que no son trabajadores profesionales. Están sanos y no tienen dinero. Pero, ¿qué pueden hacer todos en un pequeño rincón de España? Nada.

Saben que en España van a estar cuidados, van a recibir dinero y alojamiento. Es un gran problema social y político. La solución podría ser tener puntos de control en la frontera donde se pregunta: “¿Vienes aquí a trabajar? ¿Cuál es tu profesión? ¿Tienes trabajo aquí?” Si no, es imposible acomodarlos”.

La idea que tiene Luis es construir un sistema centralizado que pueda conectar a los empleadores y al gobierno con empleados potenciales. También ve un gran potencial en la tierra pública en España de que nadie se ocupa. Se podrían alquilar muchas tierras a los inmigrantes que luego podrían trabajar y vender las cosechas producidas.

“Otra cosa que debe hacer el gobierno es ir a los países pobres y ayudar. Por ejemplo, hace años una empresa fue a África y ayudó a construir casas. Además, es fácil proporcionar acceso al agua: simplemente coloca una máquina que funcione con energía solar y obtenga el agua del subsuelo. Si ayudamos a las personas donde viven, no tendrán que salir de su tierra”.

¿Cuál es la cosa más importante en tu vida?

Creo que personalmente lo más importante es mi familia.

A nivel global, lo más importante sería ver que todo el mundo tuviese la oportunidad de comer todos los días, dormir bajo un techo, trabajar en algo digno y pensar. Los humanos son la peor especie del planeta si los comparamos con los animales. Porque los animales solo matan para comer. Y la gente mata por dinero y otras cosas. Creo que los animales son mejores que nosotros.

Los países en guerra tienen una situación terrible: gente muriendo, disparando, sin comida, destruyendo casas. Hace años tuvimos una situación así en España, durante la época de Franco. Mucha gente murió y fue terrible.

Sarath

Having spent the last few years in Europe, Sarath has got a deep insight into the Western culture, so different from the one that he grew up in. Even though he loves the deep relationships between people, strong family bonds and kindness of the people in India, he also appreciates some of the aspects of the Western lifestyle, such as the independence of the individual, care about the physical health and the tranquility of life.

Sarath graduated in mechanical engineering in his home country- India. He wanted to pursue his studies abroad so the moment he found out about getting accepted to his Master course in France and Germany, he immediately agreed to come to Europe.

‘Although I did not know the language, I chose France. After two years of studying at Master level, once again I applied for the PhD in Europe- this time in Spain. Without doing any research at all, I simply agreed to come to A Coruna and Ferrol. I guess I just thought it would be fun!’.

Studying in India cannot compare to studying in Europe. Sarath admits that back in his home country he did not have a single pause during the four years of intense university life. Despite his commitment, he started college without any clear idea nor a vision for the future. Sarath always kept on improvising and going with the flow.

‘I come from the South of India, Kerala. Every summer I visit my family who still lives there. They would love to come to see Europe one day, but honestly I cannot imagine what a cultural shock would it be for them! India is the only place they have ever been to. For more than 50 years, my parents have lived according to certain values, ideas and prejudices. My younger sister is 25 years old, is married and has a child. In India, 90% of marriages are arranged’. 

There is a matrimonial website, similar to ‘Tinder’ of India which instead of young people, engages mostly their parents. The parents look for a person to marry for their child according to the necessary data such as: horoscope, skin colour, caste, religion, appearance etc. For Sarath, this phenomenon may be the evidence of hidden racism. 

‘People from North of India are whiter than those from the south. Society thinks that if you are more white you are more valuable. We have commercials of specifics that make your skin whiter. So if you grow up in a society like that, it is really hard for you to take it out of your head. The marriage of my sister was also arranged and she was really worried about her horoscope, according to which she should get married early. My sister didn’t know anything about these things. I was supporting her but she was scared inside. I think it has to be changed. We live in the 21st century and there is still the mindset that women have to stay in the house instead of choosing her path. It’s absurd’.

India differs a lot from the European countries. For instance, both parents hold a very strong position in the society. Even when ‘children’ grow up, get married and find a job, they are still supposed to share the same house with their parents (until they die). Because there is no social/security funding once they are retired, parents are completely dependent on their children. Sarath admits he always had to deal with a lot of pressure related to marriage and reply to countless questions from the part of his family. Nevertheless, there are still many positive aspects which could be taken over from the Indian culture.

‘I think that in India there is much more humanity left in people. By humanity I mean the kindness, the way the people understand you, the way they want to help you. It’s much more present in India than here. There are many more people who want to be with the others and get to know the others. The Western society is much more independent, you want to be alone, in your own way. The society in India is more dependent. An average middle class house normally has somebody to cook for you. Here it is seen as a very posh thing. But there- it is healthy. There are a lot of people so not everybody can have a big, dream job and stay independent. There are some people who work at your house, who you respect and you distribute the money like that. For me this is something which is not really bad’.

With his open-minded attitude, Sarath rarely had any problems with connecting to the place or people he stayed in. What he likes the most about Ferrol is the possibility of getting to know everyone in the small city. 

‘I still have 2 more years here and a research stay in Germany for 5 months. My initial plan was to go back to India after a couple of years. Right now though, I have no idea. There are many cultural differences and I keep on changing every year. In general I wanted to go back to India and perhaps teach children about the importance of sports. Because in India sports are seen like something not necessary. We don’t care about our body at all. We just live with that and that’s it. And actually, you have only one body’. 

After a couple of years spent in Europe, Sarath admits that his motivation is much different from what it used to be. Back in India, he really wanted to succeed with his studies as well as his further career, fame and money. Right now, the ‘no pasa nada’ attitude has switched his priorities to rather staying calm and simply being happy. 

‘I don’t really find myself driving for attention or money. I wanna live my life and enjoy it. Sometimes however it is also depressing. All around the world people think that you need to push yourself to achieve success. And when you change your mind – you are living good, you are nice, you have enough money to maintain yourself, you are living the moment. But then you see all the people around you on Instagram which show you that success is meant to be another thing and sometimes… it is depressing. 

I think many people can relate to this, especially young ones. C’est la vie. You cannot work all the time. You work a bit and then have a rest’.

What is the most important thing in your life?

I don’t know what is important and what is not important. Even the small things are important to me. Perhaps the most important thing would be love? It gives happiness.

Sarath

Después de haber pasado los últimos años en Europa, Sarath ha obtenido una visión profunda de la cultura occidental, tan diferente de la en que creció. A pesar de que ama las relaciones profundas entre las personas, los fuertes lazos familiares y la bondad de la gente en la India, también aprecia algunos aspectos del estilo de vida occidental, como la independencia del individuo, la atención sobre la salud y la tranquilidad de la vida.

Sarath se graduó en ingeniería mecánica en su país de origen, India. Quería continuar sus estudios en el extranjero, por lo que en el momento en que se enteró de que lo aceptaron en un Máster tanto en Francia como en Alemania, inmediatamente aceptó venir a Europa.

“Aunque no sabía el idioma, elegí Francia. Después de dos años de estudiar a nivel de Máster, una vez más solicité el doctorado en Europa, esta vez en España. Sin hacer ninguna investigación, simplemente acepté venir a La Coruña y Ferrol. ¡Creo que pensé que sería divertido!”.

Estudiar en la India no se puede comparar con estudiar en Europa. Sarath admite que en su país de origen no tuvo ni una sola pausa durante los cuatro años de intensa vida universitaria. A pesar de su compromiso, comenzó la universidad sin una idea clara ni una visión de futuro. Sarath siempre siguió improvisando y siguiendo la corriente.

“Vengo del sur de la India,  de Kerala. Todos los veranos visito a mi familia que todavía vive allí. Les encantaría venir a ver Europa algún día, pero, sinceramente, ¡no puedo imaginarme el impacto cultural que sería para ellos! India es el único lugar en el que han estado. Durante más de 50 años, mis padres han vivido de acuerdo con ciertos valores, ideas y prejuicios. Mi hermana menor tiene 25 años, está casada y tiene un hijo. En la India, el 90% de los matrimonios son concertados”.

Hay un sitio web matrimonial, similar a “Tinder” de la India, que en lugar de jóvenes, involucra principalmente a sus padres. Los padres buscan una persona con quien casarse para su hijo según los datos necesarios como: horóscopo, color de piel, casta, religión, apariencia, etc. Para Sarath, este fenómeno puede ser la evidencia de un racismo oculto.

“La gente del norte de la India es más blanca que la del sur. La sociedad piensa que si eres más blanco eres más valioso. Tenemos anuncios de productos que hacen que su piel sea más blanca. Si creces en una sociedad como esa, es muy difícil para ti sacártelo de la cabeza. El matrimonio de mi hermana también estaba arreglado y ella estaba realmente preocupada por su horóscopo, según el cual debería casarse temprano. Mi hermana no sabía nada de estas cosas. Yo la estaba apoyando pero ella estaba asustada por dentro. Creo que hay que cambiarlo. Vivimos en el siglo XXI y todavía existe la mentalidad de que las mujeres tienen que quedarse en la casa en lugar de elegir su camino. Es absurdo”.

India se diferencia mucho de los países europeos. Por ejemplo, ambos padres tienen una posición muy fuerte en la sociedad. Incluso cuando los “niños” crecen, se casan y encuentran un trabajo, se supone que deben compartir la misma casa con sus padres (hasta que mueran). Debido a que no hay seguridad social una vez que se jubilan, los padres dependen completamente de sus hijos. Sarath admite que siempre tuvo que lidiar con mucha presión relacionada con el matrimonio y responder a innumerables preguntas de parte de su familia. Sin embargo, todavía hay muchos aspectos positivos que podrían destacarse de la cultura india.

“Creo que en la India queda mucha más humanidad en la gente. Por humanidad me refiero a la amabilidad, la forma en que la gente te entiende, la forma en que quiere ayudarte. Está mucho más presente en la India que aquí. Hay mucha más gente que quiere estar con los demás y conocer a los demás. La sociedad occidental es mucho más independiente, quieres estar solo, a tu manera. La sociedad en la India es más dependiente. Una casa promedio de clase media normalmente tiene a alguien que te cocina. Aquí se ve como algo muy elegante. Pero eso es saludable. Hay mucha gente, así que no todo el mundo puede tener un gran trabajo soñado y mantenerse independiente. Hay algunas personas que trabajan en tu casa, a las que respetas y repartes el dinero así. Para mí esto es algo que no está nada mal ”.

Con su actitud abierta, Sarath rara vez tuvo problemas para conectarse con el lugar o las personas en las que se hospedaba. Lo que más le gusta de Ferrol es la posibilidad de conocer a todos en la pequeña ciudad.

“Me quedan 2 años más aquí y después una estancia de investigación en Alemania de 5 meses. Mi plan inicial era volver a la India después de un par de años. Sin embargo, ahora mismo no tengo ni idea. Hay muchas diferencias culturales y sigo cambiando cada año. En general, quería volver a la India y quizás enseñar a los niños sobre la importancia de los deportes. Porque en la India el deporte se ve como algo innecesario. No nos importa nuestro cuerpo en absoluto. Simplemente vivimos con eso y eso es todo. Pero al final, solo tienes un cuerpo y hay que cuidarlo”.

Después de un par de años en Europa, Sarath admite que su motivación es muy diferente a la que solía ser. Cuando estaba en la India, realmente quería tener éxito con sus estudios, así como su carrera, fama y dinero. En este momento, la actitud de “no pasa nada” ha cambiado sus prioridades a simplemente ser feliz.

“Realmente no me encuentro buscando atención o dinero. Quiero vivir mi vida y disfrutarla. A veces, sin embargo, también es deprimente. En todo el mundo, la gente piensa que es necesario esforzarse para lograr el éxito. Y cuando cambias de opinión, empiezas por vivir bien, eres agradable, tienes suficiente dinero para mantenerte, estás viviendo el momento. Pero luego ves a todas las personas que te rodean en Instagram que te muestran que el éxito debe ser otra cosa y, a veces… es deprimente.

Creo que mucha gente puede identificarse con esto, especialmente los jóvenes. C’est la vie. No puedes trabajar todo el tiempo. Trabajas un poco y luego descansas”.

¿Qué es lo más importante de tu vida?

No sé qué es importante y qué no es importante. Incluso las cosas pequeñas son importantes para mí. ¿Quizás lo más importante sería el amor? Da felicidad.