Básicamente una Biblioteca Humana consiste en un evento público en el que se crea un ambiente
lo más parecido a una biblioteca. De esta manera se compone de estanterías, diccionarios,
espacios de lectura, bibliotecarios, lectores y, por supuesto, libros.
El funcionamiento es bastante simple. El público (lectores) llega a la biblioteca y encuentra en el
mostrador de entrada a un organizador (bibliotecario) que se encarga de informarle del listado de
libros (catálogo) disponible con sus correspondientes reseñas. Cuando el lector tiene claro con que
persona quiere hablar (es decir, qué libro quiere leer) el bibliotecario se encarga de presentarlos,
adecuar un espacio de lectura y de invitarlos a comenzar la conversación (préstamo). Durante
dicho préstamo el lector tendrá la oportunidad de descubrir la historia de la vida del libro así como
de establecer un diálogo honesto con él. Finalizada la conversación el lector debe devolver el libro
pudiendo, si así quiere, solicitar un nuevo préstamo.