Fran

El viaje de Fran empezó en Ferrol, continuó por diferentes partes de Europa y finalmente terminó en el mismo lugar con una actitud y una visión completamente nuevas. Hoy en día, su organización invita a personas de toda Europa y convierte valores globales en acciones locales. Hacer las cosas más bellas en términos físicos y personales sigue siendo la misión y el objetivo principal de Fran, que se esfuerza por lograr todos los días.

“Mi infancia transcurrió de un lugar a otro, del sur al norte de España. Me trasladaba a diferentes lugares y cambiaba de escuela todo el tiempo porque mi padre estaba en el ejército. Fue duro pero creo que me dio la actitud para poder adaptarme a cada circunstancia y no tener miedo de empezar de cero’. 

Cuando era pequeño, Fran nunca había pensado en viajar por el mundo. A los 19 años ya había terminado unas prácticas en un banco, tras lo cual obtuvo una excelente oferta de trabajo bien remunerada. Era el ‘período de auge’ en España y todos los bancos estaban contratando nuevos candidatos, atrayéndolos con buen salario y nuevas perspectivas.

“Rechacé la oferta porque quería estudiar en la universidad y ya había planeado mi primer viaje internacional a Malta. Se suponía que iba a ser un curso de verano de un mes. Pero ese viaje, cambió mi mente de una manera que nunca podría haber imaginado. Después de regresar de Malta, la oferta del banco dejó de ser interesante. Aunque todos los que conocían me empujaron a aceptar la oferta (bueno, yo tenía 19 años y ya ganaría 2000 euros al mes), y eso me hacía dudar mucho”.

¿Rechazar semejante oferta fue un error? Fran no podía saber la respuesta. Después de un tiempo, el banco (CaixaGalicia) despidió a muchos empleados y finalmente quebró. Sin embargo, España todavía era un país rico y el gobierno estaba invirtiendo en los intercambios de jóvenes. El joven estudiante lo aprovechó y se fue al extranjero todos los veranos. Además de Malta, visitó Reino Unido y Francia.

“Cada vez que volvía, quería más. Era una especie de adicción a viajar que surgió de la nada. Nunca planeé hacerlo. Italia fue mi primer intercambio Erasmus a largo plazo y también la primera vez que vivía fuera de casa. Estudié durante un año en Teramo. La ciudad es más pequeña que Ferrol, en medio de la montaña. ¡Pero fue realmente encantadora! Entonces, todos los vuelos eran muy baratos. Durante esos tiempos dorados de viajar hice todas las rutas posibles: volar a Cerdeña por 1 céntimo, a Oslo por 5 euros. ¿Te imaginas que 20 euros por vuelo ya eran demasiado caros? «

Fran cree que una vez que aceptas el desafío de viajar (incluso solo) y ves que puedes manejarlo, tu zona de confort se amplía. Estás dispuesto a aceptar más desafíos que te hagan crecer. Pensó: “¿Qué pasó con estas personas que tienen la oportunidad frente a ellos y no la aprovechan? En mi facultad, fui el único estudiante de Erasmus en varios años”.

Sin embargo, en algún momento eso se volvió un poco aburrido. Como estudiante Erasmus tienes recursos económicos limitados y aunque los vuelos son baratos tienes que pagar muchos gastos. Hubo un momento en particular en febrero en el que estaba aburrido en casa, sin dinero, cuando recibí una llamada que cambió mi vida. Un viejo amigo mío me llamó. Era jueves por la noche y estaba buscando participantes de última hora para un curso de formación en Macedonia. Me preguntó si quería ir y le respondí: “Espera, ¿dónde está Macedonia? ¿¡Eso no se come!? ”.

Tres días después, ya estaba volando a Skopje. Sin darse cuenta, Fran se enamoró de los proyectos Erasmus+ y realizó más de 30 de ellos en tan solo un año. Europa se volvió ilimitada. Sentía que con cada nuevo proyecto crecia y le ayudaba a descubrir el continente. 

“Al final somos más similares de lo que pensamos. Fui para un proyecto de Servicio Voluntario Europeo (SVE) de un año a Polonia, Łódź en 2013. Aunque las primeras impresiones fueron bastante poco atractivas (la vista de Google Street mostró a un grupo de skinheads bebiendo cerveza en el portal de mi futura casa), finalmente organicé mis dos primeros proyectos como coordinador allí. Después de regresar a casa, no quería seguir participando. Junto con mi amigo escribimos nuestro primer proyecto propio ”.

Al principio, los dos jóvenes estudiantes realmente no creían que su proyecto de 2 años de duración pudiera ser aceptado ni convertirse en realidad. Resultó que lo hizo. Nació una nueva organización: Xeración. Muy rápidamente, la actividad a tiempo parcial se convirtió en trabajo a tiempo completo. En 2015, Fran abrió una pequeña oficina y recibió a los primeros voluntarios de Polonia y Eslovaquia.

Sin embargo, durante los últimos siete años, Fran logró construir una comunidad cosmopolita en su lugar local. Nunca imaginó que se pudiera tener la posibilidad de hablar inglés en Ferrol. Hace unos 10 años, Fran se sentía como un niño de un pequeño pueblo. Eso le molestaba cada vez que iba al extranjero, empezaba a ampliar su percepción pero finalmente tenía que volver a la «aburrida normalidad».

“Probablemente esta fue una de las principales motivaciones para crear Xeración y seguir invitando a la gente a venir aquí y cambiar la mentalidad. Aún hay mucho que hacer, pero sé que en los últimos años hemos cambiado la vida de algunas personas. Ningún salario puede pagar eso. Si puedo daros algunas sugerencias, buscad el propósito en la vida. Si no sabes qué hacer a partir de ahora, trata de encontrar algo que realmente te llene, donde creas que realmente puedes contribuir y no te importe tanto «¿qué dirá la gente?» o «¿cuál es la posición mejor pagada?». Intenta encontrar algo que incluso harías sin ganar dinero. Porque solo en lo que te apasiona podrás destacar”.

Fran también percibe la migración como una oportunidad, más que como una amenaza. Desde un punto de vista económico y «egoísta», los migrantes traen riqueza. Pero lo más importante es que las personas nuevas aportan nuevas ideas. Nueva voluntad de crear y trabajar que, según el fundador de Xeración, se necesita no solo en Ferrol sino en toda España.

Fran ve su futuro en Ferrol. De lo que se dio cuenta después de años de viajar es que uno puede florecer en el lugar de donde es. En ningún otro lugar conoces a la gente, el lugar o los antecedentes. Hacer las maletas y marcharse no parece ser una solución para Fran. Hay una responsabilidad que está dentro de cada acción.

“Puedo regresar a Italia, ni la cultura ni el idioma son un problema para mi. Pero si los italianos bromean sobre algo relacionado con su historia, probablemente no lo entenderé. Parece una anécdota tonta pero al final se convierte en una barrera. Así, hacer allí lo que hago aquí me resultaría más complicado”.

Lo más importante en la vida

“Puede parecer ingenuo, pero lo más importante en la vida es tratar de hacer las cosas más bonitas a mi alrededor. En cuanto a aspectos físicos y personales. Hacer que las personas que te rodean sean más felices y tratar de crear un mundo mejor a tu alrededor. No se trata de cambiar el mundo, es demasiado abstracto. Se trata de las personas que están cerca de ti y de los lugares que están cerca de ti. Un ejemplo podría ser ir a una playa y sacar un poco de basura: la playa antes de que llegaras estaba sucia y después de que te vas queda limpia. Eso es una huella positiva. Me gustaría dejar el mayor número posible de esas huellas.

Voluntariado en Sosnowiec

David (29 años) y Marcos (28 años) – dos hombres dispuestos a cambiar el mundo, viajaron desde Galicia a Silesia (Sur de Polonia). Allí, realizando proyectos de 10 y 12 meses (a Marcos quedan 2 meses, hasta diciembre), experimentaron las 4 estaciones y el trabajo en un grupo muy internacional, lo que significa la educación alternativa, cómo tener paciencia para sí mismos y los otros, el confinamiento y mucho más …

Comenzaron con el otoño ya avanzado, era todo nuevo: escuelas, estudiantes, ambientes, nuevas tareas y retos. Cada voluntario tenía que organizar su vida casi desde cero al tener que acomodarse a nuevas condiciones, desarrollaron flexibilidad, paciencia, respeto, comunicación y como resultado de todo ello elevaron su nivel de conciencia.

Equinoterapia, metodología alternativa, creatividad, educación, superación personal y buena atmósfera de trabajo se encontraban en su día a día.

Descubriendo Polonia y más países europeos :

David escribió sobre Polonia: – «Tomamos un avión y regresamos a nuestra querida Polonia, es decir: a Varsovia. Pasamos la tarde en una ciudad que para mí está realmente infravalorada. Su belleza reside en la reconstrucción y en su aroma histórico. Llena de cicatrices y belleza dentro del fracaso, siempre será una de las ciudades que más me ha marcado”.

El confinamiento:
¿ Cómo enseñar online ? – ¿ Cómo adaptarse otra vez ?

Amistades internacionales
Descubre más en el grupo de facebook European Solidarity Corps Volunteers – Poland in the World

Trabajando con la asociación Aktywne Kobiety (descubre mas proyectos) Marcos y David disfrutaron de una oportunidad irrepetible para hacer muchas amistades internacionales, expandiendo al mismo tiempo sus perspectivas y opiniones.

La voluntad de compartir todo lo mejor, ofrecer el servicio, el tiempo y la energía fueron la base para la consolidación de un proyecto con resultados muy positivos. Durante el mismo, los chicos pudieron compartir la felicidad, descubrir el potencial escondido y al salir de la zona de confort afrontar nuevos retos que fortalecieron sus corazones.

Les deseamos todo lo mejor a David y Marcos:
¡¡¡ Gracias por vuestro servicio !!!
Descubre aquí, más sobre los proyectos del Servicio del Cuerpo Europeo.

“Youth activity for creative learning and development​” project is co-financed by European Commission in the frame of Erasmus+ Program.
“European Wings of Solidarity – volunteering and education for the development of democracy” project is financed by the European Union under the European Solidarity Corps Program.

Ahora, teniendo en cuenta todas las buenas experiencias de Marcos y David, puedes echarle un vistazo al proyecto de voluntariado con la asociación Aktywne Kobiety.

…Quizás ahora sea tu turno y éste el mejor momento para descubrir Polonia 😉

Katia

Katia se fue del Perú hace mucho tiempo. Aunque todo en su vida personal ya está arreglado, cada día conoce a diferentes personas que emigran de todas partes del mundo. Su asociación ‘Movildad Humana’ es un albergue y un segundo hogar para quienes permanecen en movimiento.

“Cuando era más joven, mi sueño era aprender, explorar y salir. Después de graduarme en contabilidad en Perú, una empresa telefónica me contrató y comencé a trabajar allí. Sin embargo, mi familia que vivía en Madrid solía contarme muchas cosas interesantes sobre España, así que después de algunas charlas que tuvimos juntos, me dio una gran curiosidad por visitar ese nuevo lugar”

No pasó mucho tiempo para que la joven y recién graduada Katia dejará Perú y viniera a Europa. Aunque el nuevo lugar no era más que emocionante, tenía que encontrar un trabajo y ganarse la vida. Al principio Katia se ocupaba de los niños y trabajaba como ayudante a domicilio. Posteriormente completó un curso en sector inmobiliario en plataformas de soporte de tecnología digital.

“Aquí en Galicia trabajé con gente mayor al principio. Los niños y las personas en general siempre han sido una parte importante de mi vida. Aunque actualmente trabajo en una agencia inmobiliaria comprando y vendiendo pisos, todavía tenemos nuestra asociación “Movilidad Humana».

Soledad y Katia se conocieron en una parada de autobus en Galicia. Dos extranjeras, una peruana y una ecuatoriana, se sintieron atraídas de inmediato y comenzaron a hablar. Soledad propuso: ¿por qué no formamos una asociación en la que podamos ayudarnos y sentirnos más protegidos? Por más simple que parezca, así nació Movilidad Humana.

El nombre de «Movilidad Humana» proviene de las «personas en movimiento» de todo el mundo. Al principio eran principalmente personas de Ecuador, pero rápidamente resultó que teníamos inmigrantes de América del Sur, el Caribe, África y Europa. No hay otra asociación como esta en Galicia por lo que la necesidad de unirse a un grupo que ayudase a los migrantes era enorme. Nuestra asociación fue creada por mujeres inmigrantes y dedicada a las mujeres inmigrantes. Sin embargo, después de un corto período de tiempo también comenzamos a brindar apoyo a esposos, hijos, hermanos y parejas de la mujer.

En Movilidad Humana, todas las mujeres pueden venir y tener un momento íntimo de conversación «uno a uno». Katia admite que las mujeres inmigrantes necesitan orientación y asistencia. Muchas de ellas escapan del abuso, la violencia doméstica o los problemas de la vida. Tienen miedo y no saben cómo programar citas o registrar los documentos.

“Lo que hacemos es: escuchamos sus necesidades, empatizamos y tratamos de ponernos en su lugar. Luego las ayudamos de varias formas, como acompañarlos con los trabajos relacionados con el papeleo, ir al médico, hacer arreglos, etc. Queremos que se sientan protegidas. Nuestra oficina es como una segunda casa, un gran referente. Muchas mujeres permanecen encerradas en sus casas todo el tiempo, muchas mujeres dejan a sus hijos en diferentes partes del mundo. Gracias a la asociación, finalmente pueden salir a tomar un café y sentirse un poco más abrigadas. Somos muy afortunadas de tener este gran espacio y poder arropar a todos. Movilidad Humana tiene a muchas personas en situaciones de la vida muy diferentes: desde hombres, niños pequeños hasta personas separadas o excelentes compañeros. Todos contribuyen al objetivo principal de la asociación. Todos somos personas en movimiento.»

Cuando Katia llegó a España hace 26 años. Vino a Madrid, se instaló, se casó y dio a luz a sus dos hermosas hijas. El proceso de adaptación se desarrolló sin problemas. En el pasado, era mucho más fácil encontrar trabajo en España. Katia se considera muy afortunada porque consiguió la documentación y pudo solicitar el asilo sin problemas. Hoy en día, obtener los documentos adecuados parece ser una historia completamente diferente. Más del 90% de los compañeros de Katia trabajan sin contrato y sin documentación.

“Solía trabajar con una familia muy agradable como asistenta doméstica. Hoy en día, muchas personas tienen serios problemas relacionados con el trabajo a domicilio. O trabajan sin contrato, se les paga mal o sufren todo tipo de abusos. Creo que el servicio doméstico (trabajo con personas mayores, cuidado de niños, etc.) debería ser más respetado».

A pesar de los problemas de documentación, muchas personas aún deciden emigrar a Europa. La razón radica principalmente en la necesidad de una vida segura y protegida. Europa ofrece decenas de oportunidades para todo tipo de cualificaciones. Katia admite que prefiere quedarse en España y solo visitar a su familia en Perú de vez en cuando.

”Casi todas las personas que migran desean encontrar un mejor trabajo, ganar un poco más dinero y tener un futuro más brillante. Esa es la razón por la que deciden quedarse. Cuidando niños aquí, puedes ganar más dinero que como contable en Perú».

Entonces, ¿es Ferrol un lugar de ensueño para que vivan los inmigrantes? Posiblemente sí, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Como menciona Katia, esta pequeña ciudad es una zona militar y por eso también el machismo sigue presente aquí en la actualidad. Los gallegos son bastante desconfiados y no dan mucha confianza al principio.

“Si comparo Ferrol con Madrid, la gente de Madrid tiende a ser más abierta. Cuando vine aquí por primera vez, vi un poco de rechazo y desconfianza. Sin embargo, después de un tiempo terminamos conectándonos e integrándonos. Eventualmente me sentí apoyada. Ferrol es la ciudad donde la gente está en constante movimiento. En nuestra asociación trabajamos con el ayuntamiento que se da cuenta muy bien de lo que estamos consiguiendo. Mi sueño sería crear más espacio para la integración. Por ejemplo: preparar algunos cursos para mujeres inmigrantes, darles acceso a los ordenadores, enseñarles a redactar el currículum, promover diferentes actividades de integración internacional. Ferrol está creciendo lentamente pero constantemente. Abrirse a las diferencias y la multiculturalidad».

¿Qué te hace feliz?

Lo que me hace feliz es obviamente el hecho de que mi familia está bien.

Lo que me haría muy, muy feliz es que todas nuestras compañeras que no tienen documentación, finalmente pudiesen recibirla. Este sería un gran paso adelante tanto para nuestra comunidad como para la sociedad.

Voluntariado en Polonia

Nuevos oportunidades en Polonia.

Tenemos para ti dos proyectos CES (descubre aqui que es Cuerpo Europeo de Solidaridad).
1) Culture – a way to integration
2) Enpowering regions through volunteering
En Silesia (sur de Polonia).

Nuestro partner Fundacja Rozwoju Spoczeczenstwa Przedsiebiorczego (si el Polaco es divertido;) busca gente motivada para cambiar el mundo.

Requisitos para participación:
1) Edad : 18-30 anos.
2) Motivación para aprender, enseñar, compartir experiencias.
3) Voluntad de vivir y trabajar en un pueblo.
4) Envar tu CV en inglés al correo anita@xeracion.org antes del 30 de octubre.
5) Inscribirse en la Plataforma del Cuerpo Europeo de Solidaridad y especificar su número de participante del Cuerpo Europeo de Solidaridad.
6) Formulario en la pagina web please fill the Application Form in English

Empowering
Duración : 10 months Start: 07/01/2021*
End:  07/11/2021*
Location: Wola village (43-225), Silesian Region, southern Poland (near Tychy, Pszczyna and Katowice cities).
* Las fechas del proyecto son flexibles.
https://volo.frsp.eu/en/2020/06/24/volunteering-in-poland-entrepreneurship/

Descubre más sobre proyectos y atrevete vivir una experiencia que cambiará tu perspectiva.

Culture (cooperation with cultural center)
Duration: 10 months
Start: 07/01/2021*
End:  07/11/2021*
Location: Wola village (43-225), Silesian Region, southern Poland (near Tychy, Pszczyna and Katowice cities).
* Las fechas del proyecto son flexibles.
https://volo.frsp.eu/en/2020/10/07/volunteering-project-in-poland-culture/

Si tienes alguna duda, contacta con Anita la coordinadora de este proyecto y ex-voluntaria (anita@xeracion.org).

Demba

Demba llegó a España cuando era un adolescente de 13 años sin conocer el idioma, ni su nueva madre española. Su vida cambió inesperadamente comprando en el supermercado. Un encuentro casual lo introdujo en el mundo del atletismo. Hoy, Demba sueña con ganar una medalla de oro olímpica en 400m sprint y está clasificado como el 7º mejor atleta junior de España.

 

“Mi papá es de Senegal y mi mamá es de Gambia. Se conocieron cuando mi papá vino a pescar allí en Gambia. La gente de Senegal siempre va a Gambia a pescar y se queda allí durante unos meses. Cuando era pequeño dejé la escuela porque me gustaba mucho pescar. Me unía a mi familia y trabajaba con ellos en el barco.

 

Primero mi padre vino aquí, a España, y yo estaba en África con mi mama. La idea de mi papá fue la de emigrar para encontrar una vida mejor. Al principio mi papá tuvo serios problemas cuando llegó a Europa: no pudo encontrar ningún trabajo y lo metieron en la cárcel por un tiempo. Sin embargo, después de un tiempo, logró encontrar un trabajo. Conoció también a su actual esposa, mi «madre española». Habían pasado cuatro años y decidí reunirme con él en Barcelona”.

 

Las primeras impresiones de Demba sobre España fueron bastante duras: recuerda el día de llegada en el aeropuerto, sin saber cómo comunicarse y dónde pedir ayuda.

“Cogí el vuelo a Barcelona y mis padres pagaron a alguien para que me recogiese en el aeropuerto. Pero no lo encontré. Tuve que coger otro vuelo para ir a Coruña. No conocía el idioma, buscaba a la gente. Al final me metí en el avión, llegué a la Coruña, seguí a la gente, abrió la puerta y vi a mi padre con su mujer española por la primera vez.

Fuimos a casa y… después de una semana en España, quería volver. Todo fue muy complicado. Evidentemente no tenía amigos, no conocía a nadie, solo estaba en casa con mi madre española, que no entendía mi idioma y yo tampoco la entendía.

 

Al final fui a la escuela, para estudiar. Fue muy duro. No entendía nada, no sabía hablar. Lo único que quería era volver a África. Pero no hubo devolución, mi papá había gastado mucho dinero por el billete, la visa, etc. y yo tenía que aprender español. Afortunadamente mi hermana española (la hija de la mujer de mi papá) me ayudó bastante y gracias a ella conocí gente nueva. Mi motivación creció y empecé a estudiar español todos los días con mi madre”.

 

La mamá española de Demba lo mandaba a hacer las compras, ella le daba la lista de compras en español para que practicara el idioma todo el tiempo. Una vez, cuando estaba confundido entre los estantes del mercado, conoció a una señora que lo ayudó con la lista.

 

“Tenía hijos que jugaban al fútbol y me convenció de unirme a ellos. ¡Fui terrible en eso! En Gambia, prefería ir a pescar que jugar al fútbol. Pero, había una cosa buena que ella notó. Fui muy rápido. La señora me preguntó: ¿por qué no pruebas el atletismo? Respondí “porque no me gusta”. Y ella “pero no lo probaste, tienes que probarlo”. Eso me convenció, probé. En el primer día de entrenamiento, otros chicos me ganaron corriendo y me prometí a mí mismo que los ganaría la próxima vez.

Alberto

La familia de Alberto viene de Ferrol pero él ya ha trabajado en diferentes astilleros de España, forrando los barcos. Aunque se considera una persona de mente abierta, Alberto admite que el racismo siempre ha estado presente en su vida personal.

Cuando nací, mi familia se mudó a Alicante. De alguna manera éramos inmigrantes, que vinimos a vivir a una ciudad diferente. Mi madre solía decir que la opinión sobre los  gallegos en Alicante era bastante negativa: ‘Le estaban quitando el trabajo a los locales cobrando todo más barato’. Por gracioso que parezca, esas eran las palabras exactas que más tarde repetiría mi padre sobre los inmigrantes que llegaban de América Latina a Ferrol. Él, de hecho, era racista.

Es más, cuando me casé, mis padres no vinieron a la boda. Se negaron a aceptar la invitación porque había invitado a mis amigos internacionales y ‘gitanos’. Toda la gente de afuera que conocí siempre ha sido muy humilde y me recordaba que a pesar de nuestras diferencias todos somos personas. Aprendí mucho gracias a ellos.

Actualmente tengo tres hijos. Son lo más importante en la vida para mí. El mayor tiene 22 años y recibió una oferta para trabajar en un barco en China. Mi hija está estudiando Educación Infantil y mi tercer hijo todavía está cursando su educación primaria. Si mis hijos quieren irse al extranjero en el futuro, seguro que los apoyaría. La experiencia internacional y la mezcla de culturas enriquecen a todos.

Si un día tuviera que irme a trabajar a otro país, lo haría. Gracias a vivir en varios lugares de España noté que los prejuicios no son buenos. No juzgo a nadie por su procedencia. Lo juzgo como persona.

María

Cada decisión que toma María está dirigida por su corazón. Después de trabajar en varios restaurantes españoles de renombre como chef, finalmente ha descubierto la conexión correcta dentro de su forma de cocinar. Fuera de la cocina, María sueña con viajar por el mundo para conocer nuevas culturas. Siempre dispuesta a aceptar lo que la vida le depare, cree que aprender y ver la perspectiva diferente de uno es la clave para convertirse en una verdadera persona de mente abierta.

“Nací en un pueblo cerca de Ferrol – en As Pontes. Mi infancia fue muy bonita: junto con mis seis hermanos pasamos mucho tiempo jugando en la calle. Terminé la Universidad y me diplomé en Relaciones Laborales a los 22 años”.

Sin embargo, en ese momento de vida María se sentía un poco perdida. Cuando terminó los estudios no quería trabajar en una oficina. Un día, la joven graduada fue a trabajar a un campamento y descubrió accidentalmente que disfrutaba el tiempo que pasaba en la cocina. Ese fue el punto de inflexión en su carrera. María comenzó a estudiar cocina y pastelería. Su interés inicial se convirtió en trabajos en algunos de los mejores y más prestigiosos restaurantes de toda España.

“Trabajaba en restaurantes con estrellas Michelin en Zaragoza, Asturias, Coruña, Carballo. En ese momento, era muy importante para mí rendir al máximo, hacerme conocida en el mundo de la cocina. Fueron tres años muy duros pero también muy bonitos”.

Posteriormente María empezó a tener algunos problemas relacionados con la salud y regresó a su pueblo. Fue también el lugar donde abrió su primer negocio propio. Durante cuatro años complicados, el negocio se estaba desarrollando, pero también su enfermedad no se quedó atrás. Al final, María se derrumbó y tuvo que cerrar todo.

“Me tomó mucho tiempo recuperarme de la crisis existencial, personal y profesional. Me sentía realmente deprimida. Después de un año y medio, comencé a buscar trabajo nuevamente. Inicialmente no quería trabajar en hostelería, quería dejarla. Pero como tengo mucha experiencia en la cocina y mi currículum es bueno, fácilmente podría conseguir un trabajo en un restaurante. Al principio trabajaba 60 horas semanales en La Coruña pero me sentía agotada. Luego, encontré esta oferta en Ferrol y conocí a la propietaria, Alicia. Lo que me gusta es que no me están exigiendo formalidades que no me apetecen – sobre la ropa, la forma del trabajo. Ya llevo 2 años trabajando aquí. Aquí estoy trabajando como jugando. Es muy divertido.

Para mí fue un gran cambio en mi forma de cocinar. Anteriormente los profesores siempre me enseñaban a cocinar desde el punto de vista académico. Me enseñaron cómo se suponía que debían hacerse las cosas con precisión. Fue un punto de vista muy masculino. Durante mi crisis, hice un curso muy potente de macrobiótica – una forma de alimentarse basada en el yin-yang y la naturaleza. Gracias a eso, comencé a ver la cocina de manera completamente diferente. Me había olvidado a mí misma el cariño y el corazón que nuestras mamás y abuelas ponen en su cocina. Esto no es algo que se enseña en la escuela. Esto me abrió la puerta nueva para hacer las cosas diferentemente, fue un gran descubrimiento”.

Este verano puede ser el último para el restaurante «Tía Carmiña». María no sabe lo que le traerá el futuro, pero se siente perfectamente bien con lo desconocido.

“Siempre me hice muchas preguntas sobre la vida. Ahora, acepto cada vez más de lo que la vida me manda. Llevo años haciendo sonoterapia que es una forma de trabajo a partir de instrumentos sagrados. Me dio la sensación de simplemente «dar un paseo» por la vida y aprender la humildad y la sencillez de las cosas.

Como me cuesta trabajar en algo que no «siento», siempre he querido encontrar una vocación. Algunas personas de hostelería me llaman hoy en día porque ese es mi curriculum. Sin embargo, ese ya no es mi camino. Me gustaría tener los fines de semana libres, más tiempo para mí, para hacer talleres y poder vivir una vida más equilibrada con el trabajo”.

Hablando de migración

Aunque María nunca ha viajado fuera de España, su mente permanece abierta y lista para conocer nuevas culturas.

“Los miembros de mi familia eran inmigrantes. Mi abuelo paterno se fue a Cuba y volvió. Mi abuelo materno y mi madre fueron a Francia y volvieron. Esta experiencia te cambia la mentalidad. Ves otro mundo que no es tuyo, aprendes a valorar las cosas. Si ves las mismas cosas todo el tiempo, crees que este es el centro del mundo. Y no es así «

“Creo que en España hay 2 tipos de migración – la socialmente aceptada y la que no. Si tienes una posición académica más o menos buena y eres una persona blanca – creo que eres bien aceptada y puedes venir a trabajar aquí. Si tienes otro color, no tienes dinero – creo que no es fácil venir a trabajar aquí en España. Son dos situaciones muy distintas”.

«La pregunta: «¿todos los inmigrantes deberían obtener un permiso de trabajo?» es muy compleja. Debería ser respondida por políticos que supuestamente tienen más información, más conocimiento. Personalmente, me cuesta aceptar que un papel esté por encima de una vida humana. Sin embargo, también entiendo que debe haber una forma de regular eso para tener un poco más de equilibrio. No se puede decir: «¡venid todos aquí!». Pero tampoco nadie debería trabajar aquí sin papeles como si no existieras. Tiene que haber un término medio entre la regularización de los documentos y los derechos humanos.

Hay gente que está en contra de los inmigrantes. Yo con esta gente no suelo entrar en conversaciones porque no la voy a convencer. Estas personas tienen su forma de pensar, creen firmemente en sus ideas y no ven que hay otras formas. Entiendo que es complicado. La gente siempre tiene que estar por encima de las cosas.

En la sonoterapia aprendemos que la vida tiene un orden perfecto. Las cosas que aún no entendemos, tienen un sentido y un porque. Es importante distinguir entre lo que puedes cambiar y lo que no. Existe una opinión general de que «la gente que viene de fuera toma los puestos de trabajo de los españoles». Pero no comparto esta opinión. Ferrol es un sitio de polaridades. Aquí es donde nació Franco. Es un lugar tanto de derecha como de izquierda.

España es un país de izquierda.  Lo que pasa es que ahora mismo la izquierda está muy difuminada – dividida en muchos partidos. La gente empieza a notar los problemas de la política. El partido Vox, que es de ultraderecha, es la tercera fuerza en España en ese momento. Está creciendo mucho. Los lugares con más nacionalismo en España son Cataluña, País Vasco y Galicia. En España cada región tiene sus peculiaridades. Las regiones son muy diferentes, por ejemplo Andalucía no tiene nada que ver con Galicia. No es ni mejor ni peor. Es diferente. Todavía podemos vivir todos en una comunidad. Hay personas que son nacionalistas pero no independentistas.

Lo más importante en la vida

Lo más importante en la vida es vivir desde el corazón, a través del corazón y con humanidad. Lo que te pase, lo que sea – es importante pasarlo un poquito por el corazón. Yo lo intento mucho.

Juan

Juan Paisanos

Juán estudió ingeniería civil en Colombia. Junto con sus hermanas menores, decidió dejar su país de origen y reunirse con su madre, que escapó a España hace más de dos años. Afortunadamente, ahora puede continuar sus estudios en A Coruña y trabaja legalmente. Juán espera ser el primer graduado de la familia, aunque su mayor sueño sigue siendo siempre el mismo: construir una nueva casa para sus padres.

“Durante el sexto semestre de mis estudios en Colombia, decidí dejar el país y venir a España. Cuando llegamos, no sabía nada del lugar donde íbamos vivir ni de su cultura. Afortunadamente, mi familia y yo conocimos la persona adecuada que estaba en el lugar adecuado: Soledad de la asociación Movilidad Humana. Ella nos acogió y me ayudó a encontrar la universidad donde sería posible terminar mis estudios. Desde ahí todos juntos fuimos avanzando poco a poco, conociendo Ferrol, diferentes comidas y nuevas costumbres como la tradición de dar un beso solo en vez de dos! ”

La razón de la migración de Juan de Colombia a España radica en la historia de su madre.

“En el pasado, muchas personas fueron secuestradas y abusadas en Colombia, incluida ella. Cuando eso sucedió, mi madre aún era una niña y la única que realmente sobrevivió. Aunque todas las personas que estuvieron detrás de ese crimen fueron imputadas y condenadas a la cárcel, la tranquilidad no duró mucho. Cuando mi madre decidió compartir su historia como la única superviviente, el caso volvió a descontrolarse y toda la familia empezó a recibir numerosas amenazas. Por eso mi madre se fue del país sin saber nada de España. Nos unimos a ella después de un tiempo. Nuestro padre iba a juntarnos, tenía el vuelo planeado para el 15 de marzo. Pero por el coronavirus el día 14 cerraron las fronteras. No había otra manera para llegar, tuvo que quedarse en Colombia».

Antes de llegar a La Coruña, Juan era ciclista. Cuando llegó, unos nuevos amigos le prestaron una bicicleta y pudo participar en una competición.

“¡Resultó que gané esa carrera! El premio no solo me empoderó mucho, sino que también me ayudó a hacer nuevas amistades – fue una cosa que motivó a conocer más gente, que luego empezaron a llamarme ‘ven con nosotros’, empezaron a convertirse en amigos.

Casi todos mis amigos son de otros países, sin embargo un amigo gallego me dijo una vez: ‘cuando haces amistad con un gallego, tienes un amigo para toda la vida. Al principio estamos muy cerrados, no damos mucha confianza. Pero luego cuando finalmente nos abrimos, nos convertimos en amigos para siempre’.

Juan disfruta vivir en Ferrol con su madre y dos hermanas menores. Una cierta ventaja de Ferrol es su tranquilidad y seguridad que no siempre ha estado presente en el pasado de su familia.

“Me gustaría volver a Colombia en el futuro pero no sé aún cómo y cuándo. Como refugiado, mi permiso de residencia está todavía «en progreso». El gobierno tiene 3 años para responder. Si la respuesta es «no», no puedo trabajar durante esos tres años. Ser estudiante no ayuda en este caso. Cuando terminas la carrera si no tienes contrato de trabajo, debes regresar a tu país. Si tienes un contrato, puedes quedarte y hacer tus documentos. Esta situación es muy difícil para nosotros. Al inicio, duramos los primeros seis meses que sólo pudimos estar aquí y no trabajar. Ahora mismo ya tenemos el permiso, pero cada seis meses tenemos que ir a renovarlo una y otra vez».

¿Cuál es tu sueño, tus metas para el futuro?

-Mi meta es ser profesional, ser ingeniero, y regalarle una casa a mi mamá y mi papá. Siempre, desde pequeño, toda mi vida, ese fue mi sueño. Aunque todo el mundo quiere hacer dinero, mi sueño principal es graduarme y que mis padres se sientan orgullosos de mí. Mi padre nunca estudió en la universidad, mi madre tampoco. Nadie me ayudaba con la tarea ni me explicaba nada de la materia de la escuela. Siempre me apoyé en los libros.

Desde pequeños yo y mis hermanas siempre hemos trabajado en el campo ayudando a nuestros padres. A los 15 años ya trabajaba sembrando plátanos y maracuyá. Quizás por eso tenemos un pensamiento un poco diferente que el europeo de trabajar, de ahorrar, para ir creciendo poco a poco.

¿Cual es el momento más feliz de tu vida?

Hay muchos. Creo que es el momento en el que llegamos a España y nos encontramos de nuevo con mi madre – eso fue muy emotivo. Y otro, cuando mi madre finalmente pudo comprar un coche aquí en España. ¡Todos estábamos tan felices! Aunque el coche era viejo, para nosotros era nuevo. Pasamos mucho tiempo en remodelarlo poco a poco y cuando lo terminamos, creo que fue el momento más feliz para toda familia.

Creo que a veces tenemos que transformar conscientemente la tristeza en felicidad. Si sucede algo triste, siempre hay una manera de ver el lado positivo.

Voluntariado en Bulgaria

¿Quieres vivir la experiencia de tu vida y conocer un pais culturalmente tan rica como Bulgaria? Esto es tu oportunidad.

¿De que va el proyecto?

Tenemos dos proyectos.

1) Proyecto de 5 meses para 1 persona. Para saber mas, mira aqui. Deadline el 30 de septiembre 2020.

2) Proyecto de 12 meses para 3 personas. Para saber mas, mira aqui. Deadline el 1 de octubre 2020.

¿Donde?

Plovdiv, Bulgaria

¿Para quien?

Residentes en España entre 18 y 30 años con alta motivación para trabajar en proyectos internacionales. Necesario un nivel de inglés intermedio.

Condiciones económicas

Alojamiento gratis, seguro medico, dinero mensual

¿Te interesa?

Envía tu solicitud antes de fecha de limite ! Lo encuentras cuando hagas clic en el enlace de arriba (depende cual proyecto te interesa).

¡No te pierdes una oportunidad así!

Voluntariado en Dinamarca

¿Lista para tu proxima aventura en Dinamarca?

¿De que va el proyecto?

Para saber mas, mira aqui. Tenemos dos proyectos.

¿Cuando?

No es para ahora – el dia para aplicar es 9 de agosto 2020, pero el proyecto va pasar en el año que viene , en la primavera.

¿Donde?

Dinamarca

¿Para quien?

Residentes en España de entre 18 y 30 años con alta motivación para trabajar en proyectos internacionales. Necesario un nivel de inglés intermedio.

Condiciones económicas

Alojamiento gratis, seguro medico, dinero mensual

¿Te interesa?

Envía antes del 9 de agosto 2020 tu solicitud!

Lo encuentras aqui.