Alberto

La familia de Alberto viene de Ferrol pero él ya ha trabajado en diferentes astilleros de España, forrando los barcos. Aunque se considera una persona de mente abierta, Alberto admite que el racismo siempre ha estado presente en su vida personal.

Cuando nací, mi familia se mudó a Alicante. De alguna manera éramos inmigrantes, que vinimos a vivir a una ciudad diferente. Mi madre solía decir que la opinión sobre los  gallegos en Alicante era bastante negativa: ‘Le estaban quitando el trabajo a los locales cobrando todo más barato’. Por gracioso que parezca, esas eran las palabras exactas que más tarde repetiría mi padre sobre los inmigrantes que llegaban de América Latina a Ferrol. Él, de hecho, era racista.

Es más, cuando me casé, mis padres no vinieron a la boda. Se negaron a aceptar la invitación porque había invitado a mis amigos internacionales y ‘gitanos’. Toda la gente de afuera que conocí siempre ha sido muy humilde y me recordaba que a pesar de nuestras diferencias todos somos personas. Aprendí mucho gracias a ellos.

Actualmente tengo tres hijos. Son lo más importante en la vida para mí. El mayor tiene 22 años y recibió una oferta para trabajar en un barco en China. Mi hija está estudiando Educación Infantil y mi tercer hijo todavía está cursando su educación primaria. Si mis hijos quieren irse al extranjero en el futuro, seguro que los apoyaría. La experiencia internacional y la mezcla de culturas enriquecen a todos.

Si un día tuviera que irme a trabajar a otro país, lo haría. Gracias a vivir en varios lugares de España noté que los prejuicios no son buenos. No juzgo a nadie por su procedencia. Lo juzgo como persona.