Katia

Katia se fue del Perú hace mucho tiempo. Aunque todo en su vida personal ya está arreglado, cada día conoce a diferentes personas que emigran de todas partes del mundo. Su asociación ‘Movildad Humana’ es un albergue y un segundo hogar para quienes permanecen en movimiento.

“Cuando era más joven, mi sueño era aprender, explorar y salir. Después de graduarme en contabilidad en Perú, una empresa telefónica me contrató y comencé a trabajar allí. Sin embargo, mi familia que vivía en Madrid solía contarme muchas cosas interesantes sobre España, así que después de algunas charlas que tuvimos juntos, me dio una gran curiosidad por visitar ese nuevo lugar”

No pasó mucho tiempo para que la joven y recién graduada Katia dejará Perú y viniera a Europa. Aunque el nuevo lugar no era más que emocionante, tenía que encontrar un trabajo y ganarse la vida. Al principio Katia se ocupaba de los niños y trabajaba como ayudante a domicilio. Posteriormente completó un curso en sector inmobiliario en plataformas de soporte de tecnología digital.

“Aquí en Galicia trabajé con gente mayor al principio. Los niños y las personas en general siempre han sido una parte importante de mi vida. Aunque actualmente trabajo en una agencia inmobiliaria comprando y vendiendo pisos, todavía tenemos nuestra asociación “Movilidad Humana”.

Soledad y Katia se conocieron en una parada de autobus en Galicia. Dos extranjeras, una peruana y una ecuatoriana, se sintieron atraídas de inmediato y comenzaron a hablar. Soledad propuso: ¿por qué no formamos una asociación en la que podamos ayudarnos y sentirnos más protegidos? Por más simple que parezca, así nació Movilidad Humana.

El nombre de “Movilidad Humana” proviene de las “personas en movimiento” de todo el mundo. Al principio eran principalmente personas de Ecuador, pero rápidamente resultó que teníamos inmigrantes de América del Sur, el Caribe, África y Europa. No hay otra asociación como esta en Galicia por lo que la necesidad de unirse a un grupo que ayudase a los migrantes era enorme. Nuestra asociación fue creada por mujeres inmigrantes y dedicada a las mujeres inmigrantes. Sin embargo, después de un corto período de tiempo también comenzamos a brindar apoyo a esposos, hijos, hermanos y parejas de la mujer.

En Movilidad Humana, todas las mujeres pueden venir y tener un momento íntimo de conversación “uno a uno”. Katia admite que las mujeres inmigrantes necesitan orientación y asistencia. Muchas de ellas escapan del abuso, la violencia doméstica o los problemas de la vida. Tienen miedo y no saben cómo programar citas o registrar los documentos.

“Lo que hacemos es: escuchamos sus necesidades, empatizamos y tratamos de ponernos en su lugar. Luego las ayudamos de varias formas, como acompañarlos con los trabajos relacionados con el papeleo, ir al médico, hacer arreglos, etc. Queremos que se sientan protegidas. Nuestra oficina es como una segunda casa, un gran referente. Muchas mujeres permanecen encerradas en sus casas todo el tiempo, muchas mujeres dejan a sus hijos en diferentes partes del mundo. Gracias a la asociación, finalmente pueden salir a tomar un café y sentirse un poco más abrigadas. Somos muy afortunadas de tener este gran espacio y poder arropar a todos. Movilidad Humana tiene a muchas personas en situaciones de la vida muy diferentes: desde hombres, niños pequeños hasta personas separadas o excelentes compañeros. Todos contribuyen al objetivo principal de la asociación. Todos somos personas en movimiento.”

Cuando Katia llegó a España hace 26 años. Vino a Madrid, se instaló, se casó y dio a luz a sus dos hermosas hijas. El proceso de adaptación se desarrolló sin problemas. En el pasado, era mucho más fácil encontrar trabajo en España. Katia se considera muy afortunada porque consiguió la documentación y pudo solicitar el asilo sin problemas. Hoy en día, obtener los documentos adecuados parece ser una historia completamente diferente. Más del 90% de los compañeros de Katia trabajan sin contrato y sin documentación.

“Solía trabajar con una familia muy agradable como asistenta doméstica. Hoy en día, muchas personas tienen serios problemas relacionados con el trabajo a domicilio. O trabajan sin contrato, se les paga mal o sufren todo tipo de abusos. Creo que el servicio doméstico (trabajo con personas mayores, cuidado de niños, etc.) debería ser más respetado”.

A pesar de los problemas de documentación, muchas personas aún deciden emigrar a Europa. La razón radica principalmente en la necesidad de una vida segura y protegida. Europa ofrece decenas de oportunidades para todo tipo de cualificaciones. Katia admite que prefiere quedarse en España y solo visitar a su familia en Perú de vez en cuando.

”Casi todas las personas que migran desean encontrar un mejor trabajo, ganar un poco más dinero y tener un futuro más brillante. Esa es la razón por la que deciden quedarse. Cuidando niños aquí, puedes ganar más dinero que como contable en Perú”.

Entonces, ¿es Ferrol un lugar de ensueño para que vivan los inmigrantes? Posiblemente sí, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Como menciona Katia, esta pequeña ciudad es una zona militar y por eso también el machismo sigue presente aquí en la actualidad. Los gallegos son bastante desconfiados y no dan mucha confianza al principio.

“Si comparo Ferrol con Madrid, la gente de Madrid tiende a ser más abierta. Cuando vine aquí por primera vez, vi un poco de rechazo y desconfianza. Sin embargo, después de un tiempo terminamos conectándonos e integrándonos. Eventualmente me sentí apoyada. Ferrol es la ciudad donde la gente está en constante movimiento. En nuestra asociación trabajamos con el ayuntamiento que se da cuenta muy bien de lo que estamos consiguiendo. Mi sueño sería crear más espacio para la integración. Por ejemplo: preparar algunos cursos para mujeres inmigrantes, darles acceso a los ordenadores, enseñarles a redactar el currículum, promover diferentes actividades de integración internacional. Ferrol está creciendo lentamente pero constantemente. Abrirse a las diferencias y la multiculturalidad”.

¿Qué te hace feliz?

Lo que me hace feliz es obviamente el hecho de que mi familia está bien.

Lo que me haría muy, muy feliz es que todas nuestras compañeras que no tienen documentación, finalmente pudiesen recibirla. Este sería un gran paso adelante tanto para nuestra comunidad como para la sociedad.

Más historias

oportunidades

nosotros

Proyectos

© 2020 Xeracion. Todos los derechos reservados.