Demba

Demba llegó a España cuando era un adolescente de 13 años sin conocer el idioma, ni su nueva madre española. Su vida cambió inesperadamente comprando en el supermercado. Un encuentro casual lo introdujo en el mundo del atletismo. Hoy, Demba sueña con ganar una medalla de oro olímpica en 400m sprint y está clasificado como el 7º mejor atleta junior de España.

 

“Mi papá es de Senegal y mi mamá es de Gambia. Se conocieron cuando mi papá vino a pescar allí en Gambia. La gente de Senegal siempre va a Gambia a pescar y se queda allí durante unos meses. Cuando era pequeño dejé la escuela porque me gustaba mucho pescar. Me unía a mi familia y trabajaba con ellos en el barco.

 

Primero mi padre vino aquí, a España, y yo estaba en África con mi mama. La idea de mi papá fue la de emigrar para encontrar una vida mejor. Al principio mi papá tuvo serios problemas cuando llegó a Europa: no pudo encontrar ningún trabajo y lo metieron en la cárcel por un tiempo. Sin embargo, después de un tiempo, logró encontrar un trabajo. Conoció también a su actual esposa, mi «madre española». Habían pasado cuatro años y decidí reunirme con él en Barcelona”.

 

Las primeras impresiones de Demba sobre España fueron bastante duras: recuerda el día de llegada en el aeropuerto, sin saber cómo comunicarse y dónde pedir ayuda.

“Cogí el vuelo a Barcelona y mis padres pagaron a alguien para que me recogiese en el aeropuerto. Pero no lo encontré. Tuve que coger otro vuelo para ir a Coruña. No conocía el idioma, buscaba a la gente. Al final me metí en el avión, llegué a la Coruña, seguí a la gente, abrió la puerta y vi a mi padre con su mujer española por la primera vez.

Fuimos a casa y… después de una semana en España, quería volver. Todo fue muy complicado. Evidentemente no tenía amigos, no conocía a nadie, solo estaba en casa con mi madre española, que no entendía mi idioma y yo tampoco la entendía.

 

Al final fui a la escuela, para estudiar. Fue muy duro. No entendía nada, no sabía hablar. Lo único que quería era volver a África. Pero no hubo devolución, mi papá había gastado mucho dinero por el billete, la visa, etc. y yo tenía que aprender español. Afortunadamente mi hermana española (la hija de la mujer de mi papá) me ayudó bastante y gracias a ella conocí gente nueva. Mi motivación creció y empecé a estudiar español todos los días con mi madre”.

 

La mamá española de Demba lo mandaba a hacer las compras, ella le daba la lista de compras en español para que practicara el idioma todo el tiempo. Una vez, cuando estaba confundido entre los estantes del mercado, conoció a una señora que lo ayudó con la lista.

 

“Tenía hijos que jugaban al fútbol y me convenció de unirme a ellos. ¡Fui terrible en eso! En Gambia, prefería ir a pescar que jugar al fútbol. Pero, había una cosa buena que ella notó. Fui muy rápido. La señora me preguntó: ¿por qué no pruebas el atletismo? Respondí “porque no me gusta”. Y ella “pero no lo probaste, tienes que probarlo”. Eso me convenció, probé. En el primer día de entrenamiento, otros chicos me ganaron corriendo y me prometí a mí mismo que los ganaría la próxima vez.

Difunde la palabra

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en LinkedIn
Share on whatsapp
Envia por Whatsapp

También te interesa...

oportunidades

nosotros

Proyectos

© 2020 Xeracion. Todos los derechos reservados.