Sarath

Después de haber pasado los últimos años en Europa, Sarath ha obtenido una visión profunda de la cultura occidental, tan diferente de la en que creció. A pesar de que ama las relaciones profundas entre las personas, los fuertes lazos familiares y la bondad de la gente en la India, también aprecia algunos aspectos del estilo de vida occidental, como la independencia del individuo, la atención sobre la salud y la tranquilidad de la vida.

Sarath se graduó en ingeniería mecánica en su país de origen, India. Quería continuar sus estudios en el extranjero, por lo que en el momento en que se enteró de que lo aceptaron en un Máster tanto en Francia como en Alemania, inmediatamente aceptó venir a Europa.

“Aunque no sabía el idioma, elegí Francia. Después de dos años de estudiar a nivel de Máster, una vez más solicité el doctorado en Europa, esta vez en España. Sin hacer ninguna investigación, simplemente acepté venir a La Coruña y Ferrol. ¡Creo que pensé que sería divertido!”.

Estudiar en la India no se puede comparar con estudiar en Europa. Sarath admite que en su país de origen no tuvo ni una sola pausa durante los cuatro años de intensa vida universitaria. A pesar de su compromiso, comenzó la universidad sin una idea clara ni una visión de futuro. Sarath siempre siguió improvisando y siguiendo la corriente.

“Vengo del sur de la India,  de Kerala. Todos los veranos visito a mi familia que todavía vive allí. Les encantaría venir a ver Europa algún día, pero, sinceramente, ¡no puedo imaginarme el impacto cultural que sería para ellos! India es el único lugar en el que han estado. Durante más de 50 años, mis padres han vivido de acuerdo con ciertos valores, ideas y prejuicios. Mi hermana menor tiene 25 años, está casada y tiene un hijo. En la India, el 90% de los matrimonios son concertados”.

Hay un sitio web matrimonial, similar a “Tinder” de la India, que en lugar de jóvenes, involucra principalmente a sus padres. Los padres buscan una persona con quien casarse para su hijo según los datos necesarios como: horóscopo, color de piel, casta, religión, apariencia, etc. Para Sarath, este fenómeno puede ser la evidencia de un racismo oculto.

“La gente del norte de la India es más blanca que la del sur. La sociedad piensa que si eres más blanco eres más valioso. Tenemos anuncios de productos que hacen que su piel sea más blanca. Si creces en una sociedad como esa, es muy difícil para ti sacártelo de la cabeza. El matrimonio de mi hermana también estaba arreglado y ella estaba realmente preocupada por su horóscopo, según el cual debería casarse temprano. Mi hermana no sabía nada de estas cosas. Yo la estaba apoyando pero ella estaba asustada por dentro. Creo que hay que cambiarlo. Vivimos en el siglo XXI y todavía existe la mentalidad de que las mujeres tienen que quedarse en la casa en lugar de elegir su camino. Es absurdo”.

India se diferencia mucho de los países europeos. Por ejemplo, ambos padres tienen una posición muy fuerte en la sociedad. Incluso cuando los “niños” crecen, se casan y encuentran un trabajo, se supone que deben compartir la misma casa con sus padres (hasta que mueran). Debido a que no hay seguridad social una vez que se jubilan, los padres dependen completamente de sus hijos. Sarath admite que siempre tuvo que lidiar con mucha presión relacionada con el matrimonio y responder a innumerables preguntas de parte de su familia. Sin embargo, todavía hay muchos aspectos positivos que podrían destacarse de la cultura india.

“Creo que en la India queda mucha más humanidad en la gente. Por humanidad me refiero a la amabilidad, la forma en que la gente te entiende, la forma en que quiere ayudarte. Está mucho más presente en la India que aquí. Hay mucha más gente que quiere estar con los demás y conocer a los demás. La sociedad occidental es mucho más independiente, quieres estar solo, a tu manera. La sociedad en la India es más dependiente. Una casa promedio de clase media normalmente tiene a alguien que te cocina. Aquí se ve como algo muy elegante. Pero eso es saludable. Hay mucha gente, así que no todo el mundo puede tener un gran trabajo soñado y mantenerse independiente. Hay algunas personas que trabajan en tu casa, a las que respetas y repartes el dinero así. Para mí esto es algo que no está nada mal ”.

Con su actitud abierta, Sarath rara vez tuvo problemas para conectarse con el lugar o las personas en las que se hospedaba. Lo que más le gusta de Ferrol es la posibilidad de conocer a todos en la pequeña ciudad.

“Me quedan 2 años más aquí y después una estancia de investigación en Alemania de 5 meses. Mi plan inicial era volver a la India después de un par de años. Sin embargo, ahora mismo no tengo ni idea. Hay muchas diferencias culturales y sigo cambiando cada año. En general, quería volver a la India y quizás enseñar a los niños sobre la importancia de los deportes. Porque en la India el deporte se ve como algo innecesario. No nos importa nuestro cuerpo en absoluto. Simplemente vivimos con eso y eso es todo. Pero al final, solo tienes un cuerpo y hay que cuidarlo”.

Después de un par de años en Europa, Sarath admite que su motivación es muy diferente a la que solía ser. Cuando estaba en la India, realmente quería tener éxito con sus estudios, así como su carrera, fama y dinero. En este momento, la actitud de “no pasa nada” ha cambiado sus prioridades a simplemente ser feliz.

“Realmente no me encuentro buscando atención o dinero. Quiero vivir mi vida y disfrutarla. A veces, sin embargo, también es deprimente. En todo el mundo, la gente piensa que es necesario esforzarse para lograr el éxito. Y cuando cambias de opinión, empiezas por vivir bien, eres agradable, tienes suficiente dinero para mantenerte, estás viviendo el momento. Pero luego ves a todas las personas que te rodean en Instagram que te muestran que el éxito debe ser otra cosa y, a veces… es deprimente.

Creo que mucha gente puede identificarse con esto, especialmente los jóvenes. C’est la vie. No puedes trabajar todo el tiempo. Trabajas un poco y luego descansas”.

¿Qué es lo más importante de tu vida?

No sé qué es importante y qué no es importante. Incluso las cosas pequeñas son importantes para mí. ¿Quizás lo más importante sería el amor? Da felicidad.

Más historias

oportunidades

nosotros

Proyectos

© 2020 Xeracion. Todos los derechos reservados.