Fran

El viaje de Fran empezó en Ferrol, continuó por diferentes partes de Europa y finalmente terminó en el mismo lugar con una actitud y una visión completamente nuevas. Hoy en día, su organización invita a personas de toda Europa y convierte valores globales en acciones locales. Hacer las cosas más bellas en términos físicos y personales sigue siendo la misión y el objetivo principal de Fran, que se esfuerza por lograr todos los días.

“Mi infancia transcurrió de un lugar a otro, del sur al norte de España. Me trasladaba a diferentes lugares y cambiaba de escuela todo el tiempo porque mi padre estaba en el ejército. Fue duro pero creo que me dio la actitud para poder adaptarme a cada circunstancia y no tener miedo de empezar de cero’. 

Cuando era pequeño, Fran nunca había pensado en viajar por el mundo. A los 19 años ya había terminado unas prácticas en un banco, tras lo cual obtuvo una excelente oferta de trabajo bien remunerada. Era el ‘período de auge’ en España y todos los bancos estaban contratando nuevos candidatos, atrayéndolos con buen salario y nuevas perspectivas.

“Rechacé la oferta porque quería estudiar en la universidad y ya había planeado mi primer viaje internacional a Malta. Se suponía que iba a ser un curso de verano de un mes. Pero ese viaje, cambió mi mente de una manera que nunca podría haber imaginado. Después de regresar de Malta, la oferta del banco dejó de ser interesante. Aunque todos los que conocían me empujaron a aceptar la oferta (bueno, yo tenía 19 años y ya ganaría 2000 euros al mes), y eso me hacía dudar mucho”.

¿Rechazar semejante oferta fue un error? Fran no podía saber la respuesta. Después de un tiempo, el banco (CaixaGalicia) despidió a muchos empleados y finalmente quebró. Sin embargo, España todavía era un país rico y el gobierno estaba invirtiendo en los intercambios de jóvenes. El joven estudiante lo aprovechó y se fue al extranjero todos los veranos. Además de Malta, visitó Reino Unido y Francia.

“Cada vez que volvía, quería más. Era una especie de adicción a viajar que surgió de la nada. Nunca planeé hacerlo. Italia fue mi primer intercambio Erasmus a largo plazo y también la primera vez que vivía fuera de casa. Estudié durante un año en Teramo. La ciudad es más pequeña que Ferrol, en medio de la montaña. ¡Pero fue realmente encantadora! Entonces, todos los vuelos eran muy baratos. Durante esos tiempos dorados de viajar hice todas las rutas posibles: volar a Cerdeña por 1 céntimo, a Oslo por 5 euros. ¿Te imaginas que 20 euros por vuelo ya eran demasiado caros? “

Fran cree que una vez que aceptas el desafío de viajar (incluso solo) y ves que puedes manejarlo, tu zona de confort se amplía. Estás dispuesto a aceptar más desafíos que te hagan crecer. Pensó: “¿Qué pasó con estas personas que tienen la oportunidad frente a ellos y no la aprovechan? En mi facultad, fui el único estudiante de Erasmus en varios años”.

Sin embargo, en algún momento eso se volvió un poco aburrido. Como estudiante Erasmus tienes recursos económicos limitados y aunque los vuelos son baratos tienes que pagar muchos gastos. Hubo un momento en particular en febrero en el que estaba aburrido en casa, sin dinero, cuando recibí una llamada que cambió mi vida. Un viejo amigo mío me llamó. Era jueves por la noche y estaba buscando participantes de última hora para un curso de formación en Macedonia. Me preguntó si quería ir y le respondí: “Espera, ¿dónde está Macedonia? ¿¡Eso no se come!? ”.

Tres días después, ya estaba volando a Skopje. Sin darse cuenta, Fran se enamoró de los proyectos Erasmus+ y realizó más de 30 de ellos en tan solo un año. Europa se volvió ilimitada. Sentía que con cada nuevo proyecto crecia y le ayudaba a descubrir el continente. 

“Al final somos más similares de lo que pensamos. Fui para un proyecto de Servicio Voluntario Europeo (SVE) de un año a Polonia, Łódź en 2013. Aunque las primeras impresiones fueron bastante poco atractivas (la vista de Google Street mostró a un grupo de skinheads bebiendo cerveza en el portal de mi futura casa), finalmente organicé mis dos primeros proyectos como coordinador allí. Después de regresar a casa, no quería seguir participando. Junto con mi amigo escribimos nuestro primer proyecto propio ”.

Al principio, los dos jóvenes estudiantes realmente no creían que su proyecto de 2 años de duración pudiera ser aceptado ni convertirse en realidad. Resultó que lo hizo. Nació una nueva organización: Xeración. Muy rápidamente, la actividad a tiempo parcial se convirtió en trabajo a tiempo completo. En 2015, Fran abrió una pequeña oficina y recibió a los primeros voluntarios de Polonia y Eslovaquia.

Sin embargo, durante los últimos siete años, Fran logró construir una comunidad cosmopolita en su lugar local. Nunca imaginó que se pudiera tener la posibilidad de hablar inglés en Ferrol. Hace unos 10 años, Fran se sentía como un niño de un pequeño pueblo. Eso le molestaba cada vez que iba al extranjero, empezaba a ampliar su percepción pero finalmente tenía que volver a la “aburrida normalidad”.

“Probablemente esta fue una de las principales motivaciones para crear Xeración y seguir invitando a la gente a venir aquí y cambiar la mentalidad. Aún hay mucho que hacer, pero sé que en los últimos años hemos cambiado la vida de algunas personas. Ningún salario puede pagar eso. Si puedo daros algunas sugerencias, buscad el propósito en la vida. Si no sabes qué hacer a partir de ahora, trata de encontrar algo que realmente te llene, donde creas que realmente puedes contribuir y no te importe tanto “¿qué dirá la gente?” o “¿cuál es la posición mejor pagada?”. Intenta encontrar algo que incluso harías sin ganar dinero. Porque solo en lo que te apasiona podrás destacar”.

Fran también percibe la migración como una oportunidad, más que como una amenaza. Desde un punto de vista económico y “egoísta”, los migrantes traen riqueza. Pero lo más importante es que las personas nuevas aportan nuevas ideas. Nueva voluntad de crear y trabajar que, según el fundador de Xeración, se necesita no solo en Ferrol sino en toda España.

Fran ve su futuro en Ferrol. De lo que se dio cuenta después de años de viajar es que uno puede florecer en el lugar de donde es. En ningún otro lugar conoces a la gente, el lugar o los antecedentes. Hacer las maletas y marcharse no parece ser una solución para Fran. Hay una responsabilidad que está dentro de cada acción.

“Puedo regresar a Italia, ni la cultura ni el idioma son un problema para mi. Pero si los italianos bromean sobre algo relacionado con su historia, probablemente no lo entenderé. Parece una anécdota tonta pero al final se convierte en una barrera. Así, hacer allí lo que hago aquí me resultaría más complicado”.

Lo más importante en la vida

“Puede parecer ingenuo, pero lo más importante en la vida es tratar de hacer las cosas más bonitas a mi alrededor. En cuanto a aspectos físicos y personales. Hacer que las personas que te rodean sean más felices y tratar de crear un mundo mejor a tu alrededor. No se trata de cambiar el mundo, es demasiado abstracto. Se trata de las personas que están cerca de ti y de los lugares que están cerca de ti. Un ejemplo podría ser ir a una playa y sacar un poco de basura: la playa antes de que llegaras estaba sucia y después de que te vas queda limpia. Eso es una huella positiva. Me gustaría dejar el mayor número posible de esas huellas.

Más historias

oportunidades

nosotros

Proyectos

© 2020 Xeracion. Todos los derechos reservados.